Brasil sigue sin aparecer en el Mundial

Casi nada cambió, en teoría, desde 2013: el entrenador es el mismo y el sistema es el mismo. Pero el fútbol, hasta ahora, no está.

El Brasil que hace un año conquistó a su hinchada, sembró temor entre sus rivales y se afianzó como uno de los favoritos a ganar el Mundial sigue sin aparecer en "su" torneo.

En la última Copa Confederaciones, los anfitriones impresionaron por su capacidad de asfixiar al adversario en los primeros minutos para luego marcar un gol y administrar a gusto el resto del encuentro. Pero todo es muy diferente este año.



Tanto en la sufrida victoria por 3-1 ante Croacia en el debut como en el deslucido empate de hoy sin tantos con México quedaron en evidencia los principales problemas del equipo de Luiz Felipe Scolari: la mala conexión entre el mediocampo y el ataque y la escasa creatividad de sus jugadores.

Casi nada cambio, en teoría, desde 2013: el equipo es el mismo, el entrenador es el mismo y el sistema es el mismo. Pero el fútbol no está.

Y eso pese a que la hinchada local, que colmó los estadios en las dos primeras presentaciones, cumplió con creces la misión que le había sido asignada por Scolari y sus pupilos: apoyó al equipo durante los 90 minutos, cantó a gritos el himno "a capella" y hasta incentivó al equipo recordando el gran objetivo: "¡Hexacampeón! ¡Hexacampeón!".

Pero nada de esto fue suficiente para que la "verdeamarela" demostrara sobre el terreno de juego por qué es -como afirma "Felipao"- favorita a la conquista del título en "su" Mundial.

Sin el lesionado delantero Hulk y con el artillero Fred totalmente apagado, Brasil rara vez asustó a los mexicanos, salvo por destellos de genialidad de su estrella cada vez más solitaria, Neymar.

Las debilidades permitieron al "Tri" seguir con su estrategia de intentar asegurarse al menos un empate y buscar un gol en contragolpes esporádicos, pero peligrosos, lo que puso bajo presión también al sector defensivo, principalmente en la segunda parte.

"No esperen que Brasil sea el dueño de la fiesta", había advertido en la víspera "Felipao", quizás consciente de que su equipo todavía no alcanzó el nivel esperado para coronarse "hexacampeón" en un Mundial que hasta ahora se presenta como uno de los más dinámicos y ofensivos de la historia reciente.

Pero ni siquiera Scolari esperaba un desempeño tan flojo como el de hoy, que contribuye a agudizar la preocupación de los analistas brasileños.

El portal UOL, por ejemplo, advirtió que el equipo anfitrión "necesita mejorar su juego para alcanzar el nivel de excelencia presentado por algunos rivales hasta ahora".

A juzgar por el fútbol presentado en los dos pr

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 08:48
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 08:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"