Bélgica no defraudó y venció a Argelia

Una de las promesas de este Mundial derrotó 2 a 1 a los africanos por la primera fecha del Grupo H.

Con muchos más problemas de lo previsto y cierto halo de decepción por el fútbol desplegado, Bélgica se anotó hoy su primer triunfo en el Mundial de Brasil 2014 al derrotar por 2-1 a Argelia.

El equipo del norte de África soñó durante largos minutos con dar la segunda gran sorpresa del torneo, tras la victoria de Costa Rica ante Uruguay, ya que llegó al descanso ganando 1-0 con un gol de Feghouli de penal a los 25'.

Sin embargo, la entrada de Marouane Fellaini promediando la segunda parte cambió el curso del encuentro disputado en Belo Horizonte. El propio Fellaini anotó el empate a los 70' y Mertens estableció el resultado definitivo a los 79' a favor de Bélgica, que ahora lidera el Grupo H a la espera del choque entre Rusia y Corea del Sur.

La tensión del debut en un Mundial es habitual incluso en los grandes equipos, pero el partido exhibido hoy por la joven selección belga levantó la sospecha de que quizás todavía les falte madurez emocional para colgarse el cartel de candidato.

Atenazados desde el primero al último minuto de los 45 iniciales, Bélgica no logró en ningún momento tomarle el ritmo al partido.

Lento en el traslado, con escasa movilidad y ningún intento individual de desborde, el conjunto de Marc Wilmots sumó imprecisiones y pérdidas de balón sin siquiera aproximarse al área de M'Bolhi. Y como a los argelinos el atrevimiento les duró menos de diez minutos, el encuentro se fue encerrando en una estrecha franja de terreno entre la mitad del campo y la zona defensiva norafricana.

Tal era el sopor que la "torcida" del Mineirao empezó a entonar el ya popular "Soy brasileiro, con mucho orgulho, con mucho amor" cuando aún no se había disputado un cuarto de hora, señal de lo poco que ocurría sobre el césped.

Hubo que esperar hasta los 17' para asistir a algo parecido a una acción de peligro. Van Buyten calculó mal un saque largo de M'Bolhi y Soudani aprovechó el error, pero su zurdazo se fue muy lejos de Courtois. Más puntería tuvo Witsel apenas tres minutos más tarde con un potente remate de media distancia que M'Bolhi rechazó sin problemas.

Pero el fútbol es tan imprevisible que en medio de la nada Argelia se puso en ventaja. A los 25', Feghouli le ganó la espalda a Vertonghen ante un centro largo de Bentaleb desde la izquierda y el lateral zurdo belga lo tomó del brazo. Claro penal que el propio jugador del Valencia transformó en el 1-0 para romper una racha de cinco partidos y 28 años sin que Argelia marcara un gol en un Mundial.

La ventaja acentuó la táctica conservadora de los argelinos, que dieron dos pasos aún más atrás para agruparse en los alrededores de M'Bolhi, quien respondió con eficacia a sendos disparos lejanos de Witsel y Chadli. Los remates desde el exterior se convirtieron en la única arma de los "diablos rojos" para generar peligro, dada su incapacidad de crear espacios entre la nutrida defensa de los dirigidos por el bosnio Vahid Halilhodzic.

Sin noticias de las jóvenes promesas belgas, las pocas gotas de atrevimiento las destilaban sus rivales, básicamente Feghouli y Taider, mientras el jolgorio de la hinchada argelina amenizaba un primer tiempo sencillamente soporífero.

Hasta que a los 43' Hazard avisó que estaba en el campo. Partiendo desde la izquierda encontró un hueco en la defensa rival y habilitó la llegada libre de Chadli, que remató flojo y a las manos del arquero. Y 30 segundos más tarde, otra vez el volante del Chelsea lanzó un buen centro bajo, que nadie llegó a conectar. Demasiado poco para tanto expectativa.

Movió fichas Wilmots en el descanso. Entró Mertens por la derecha, se corrió De Bruyne a las espaldas de Lukaku por el medio y Chadli se quedó en los vestuarios, lo que fue suficiente para activar a su equipo, que hizo más en los primeros cinco minutos del complemento que en los 45 iniciales. Una mala salida del arquero que no pudo rematar con propiedad Witsel y una carrera de Mertens hasta la línea de fondo demostraron que Argelia ya no iba a gozar de tanta placidez defensiva.

Y sin embargo, a los 50' otra vez fueron los magrebíes quienes se acercaron con peligro. Halliche peinó un córner y la pelota salió cerca del palo izquierdo de Courtois. La acción marcó el final del intento de reacción de los belgas. El 4-4-1-1 que plantó Halilhodzic en los últimos 30 metros de su campo no mostraba fisuras, se agigantaban las figuras de Bouguerra y Halliche en el centro de la defensa y "los diablos rojos" iban al frente pero sin ideas.

Hasta que a los 65', Wilmots mandó a la cancha a Fellaini por un inexpresivo Dembele, y la entrada del hombre del Manchester United activó, por fin a los belgas. Un minuto después, Origi, que había reemplazado a Lukaku, tuvo un mano a mano que M'Bolhi tapó con las piernas, y a los 70' llegó el empate. De Bruyne, volcado sobre la izquierda, lanzó un centro preciso, Fellaini se anticipó a Halliche y el toque suave de cabeza rozó el travesaño para clavar el 1-1.

El gol no alteró los planes de Argelia, muy a gusto con el empate, pero quitó el plomo que los belgas parecían tener en las piernas y en las mentes. Con Fellaini de comandante, Hazard abandonó la banda izquierda para enseñar su categoría por el centro, fue más incisivo De Bruyne en sus movimientos y el equipo ganó soltura.

Tanto que a los 79' bordaron un magnífico segundo tanto. Fellaini dejó pasar con habilidad un rebote largo de la defensa, Hazard condujo la contra, Origi arrastró a los centrales y el volante del Chelsea dejó solo a Mertens con M'Bohli para decretar el 2-1.

A partir de allí todo fue rojo. Argelia sintió el golpe y se quedó sin reacción. Su arquero le negó el tercero a Fellaini, que volvió a ganar por arriba en el 82', y el hombre del Manchester United rondar otra vez el gol a dos minutos del final.

Ganó Bélgica, sumó tres puntos, pero quedó en deuda. No estuvo ni siquiera cerca de justificar las expectativas que había creado y coqueteó demasiado tiempo con la derrota. Si fue o no la tensión del debut se sabrá en los próximos partidos. Tiene todo un Mundial por delante para demostrarlo.

FICHA DEL PARTIDO

BÉLGICA:
Courtois - Alderweireld, Kompany, Van Buyten, Vertonghen - Dembélé (65' Fellaini), Witsel - Chadli (46'- Mertens), De Bruyne, Hazard - Lukaku (58' Origi)

ARGELIA: M'Bolhi - Mostefa, Bougherra, Halliche, Ghoulam - Taider, Medjani (84' Ghilas), Bentaleb - Feghouli, Soudani (66' Slimani), Mahrez (71' Lacen)

GOLES: 0-1 Feghouli (25' de penal), 1-1 Fellaini (70'), 2-1 Mertens (80')

ÁRBITRO: Rodríguez (México). Amonestó a Vertonghen y a Bentaleb

ESTADIO: Mineirao (Belo Horizonte)

Opiniones (1)
24 de mayo de 2018 | 09:53
2
ERROR
24 de mayo de 2018 | 09:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Título: "Bélgica no defraudó...". Primero, sí defraudó. Segundo, a continuación en el artículo se mencionan respecto a Bélgica las palabras decepción, problemas, sopor, quedó en deuda, no justificó las expectativas.... Cambien ese título engañoso.
    1