Los "cuatro fantásticos" presionan desde su invicto

Sabella sabe que cada vez que Messi, Higuaín, Agüero y Di María estuvieron en cancha, Argentina nunca perdió. Coincidirían contra Irán.

Si los Cuatro Fantásticos comparten la cancha, la Argentina no pierde. Y algo más: con ellos en el campo, el equipo marcó 25 goles. Con su rúbrica, 21. ¿Cómo se los repartieron? Higuaín, 7; Messi, 6; Agüero, 5, y Di María 3. Y los otros cuatro tantos? Fueron en contra, del alemán Khedira, el surcoreano Park Chu-Young, el sueco Lusting y el bosnio Kolasinac. La conclusión es aplastante: no sólo la Argentina está invicta con el póquer en la cancha, sino que además ellos acapararon todos los goles.

De todos modos, Sabella se demoró en reunirlos. Lesiones, es cierto, a veces lo condicionaron. En el décimo partido de su etapa, el 2 de junio de 2012, les entregó simultáneamente la titularidad. En el Monumental y contra Ecuador. El resultado no pudo ser mejor: 4 a 0, con un gol de cada uno. Un anuncio y una definición. En total compartieron cinco partidos desde el inicio, pocos, pero contratiempos o dolencias alternativas boicotearon la cooperativa fantástica.

Igualmente, hubo otros tres partidos con Sabella que sirven para reafirmar el planteo. En agosto de 2012, en Fráncfort. Con Messi, Higuaín y Di María titulares, la selección ganaba 1-0 por un gol en contra de Khedira, hasta que Agüero reemplazó a Sosa en el entretiempo y 3-1 final, con conquistas de Messi y Di María en el segundo tiempo. O en junio de 2013, que Leo se sumó desde el banco a sus ilustres compañeros y al menos la selección no perdió: 0-0 con Colombia. Y el ejemplo más reciente en el Maracaná, cuando los Fantásticos cambiaron las revoluciones del debut frente a los bosnios.

¿Será una fija de ahora en más para Sabella?

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 16:44
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 16:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"