Perlita

Una banda de mendocinos en el Maracaná

La "banda del Cotolengo" llegó hasta Río después de un viaje lleno de aventuras.

Una banda de mendocinos llegó hasta Río de Janeiro para ver a la Selección y nos cuenta las aventuras que atravesó en el camino.

"Esta es la banda loca de la Argentina, la que de las Malvinas nunca se olvida...".

¡Si señores! Así empieza una vez mas esta caravana de la banda del Cotolengo en el Maracaná, emocionados, cansados, alegres, desesperados, expectantes, pero sobre todo agradecidos de poder estar una vez más compartiendo con compatriotas, amigos, colegas de acá y de allá.
El grupo de mendocinos esta vez renueva el plantel de integrantes pero con la misma garra y entrega de siempre.
Compartiendo desde el lunes jornadas interminables en las que no se duerme, solo se agita. En el departamento, en la playa, en el subte, en el súper. Se circula cantando, estallando de emoción a cada instante con cantos argentinos, de apoyo a la Selección, al Lio, a los muchachos de la celeste y blanca, en fin, orgullosos y agradecidos de estar en Río y, por supuesto, de ser argentinos.
Esta mañana era inexplicable la ansiedad por estar desde bien temprano en el Quilmes Bar, que una vez más se encuentra inmejorablemente ubicado en la intersección entre la estación del subte y el Maracaná.
Nosotros paramos en Botafogo, y desde ahí chochos cantando, gritando, tomando, emprendimos el viaje al estadio, en el metro. Luego de poder ponerse de acuerdo sobre en qué estación había que bajarse (porque es tanta la exitación que nadie se escucha y todos hablan, gritan, circulan, agitan) llegamos a destino.
El siempre bien ubicado Bar Quilmes. Ahí nomas, a la salida de estación Maracaná, se divisan esas las latas gigantes de la cerveza argentina, colmada de hinchas que desde todos los rincones del país se acercan para dar el presente y apoyar al equipo. En este momento suena en los parlantes música nacional y se va llenando este gran lobby típicamente argento. Todos los nuestros, por supuesto, como debía ser, se estallaron un chori y una birra ni bien pisaron el Bar Quilmes.
Es inexplicable la sensación, el agite, la locura que hay en este mundial. Mucho más que en Sudáfrica.
Hoy tuvimos dos entrevistas en vivo y en directo para la televisión brasilera, en las que el Julito Quevedo, el Tuero y el Gordo Merlo junto a quien escribe se lucieron con unos relatos y comentarios dignos del programa Sin Codificar.
El locutor brasilero lloraba de la risa.
De los nuestros no falta ninguno. Algunos con entradas, otros no. Pero a ellos no le importa, lo único que aquí vale es estar presente en el Maracaná. Se sumaron muchos a último momento que, copados por las fotos que mandábamos, se decidieron a tomar un avión y dar el presente esta maáana. Otros llegaron ayer en motorhome luego de 5 días de viaje. Así que no falta nadie. Como diría Don Raul Ricardo "la casa esta en orden".
Esto no se puede creer, empiezan a cantar todos muy sacados, "brasilero brasilero que amargado se te ve... Maradona es mas grande, es mas grande que Pelé...".
Hoy como no podía ser de otra manera nos acompañó el tiempo. Hay un sol radiante. Hasta en eso salimos ganando.
En fin la organización, un lujo. La verdad es que Rio esta preparadísimo para recibirnos en el Mundial.
Nos despedimos en vivo y directo para los amigos de MDZ Onlina con los Fabulosos sonando de fondo. Emocionados hasta el cansancio por entrar al Maracaná, con la esperanza de poder volver hacerlo en unos días y lograr el tan ansiado Maracanazo, les dejo en nombre de todos estos manyines un abrazo de gol a todos los nuestros que desde alló firmemente nos bancan.
¡Viva la Patria! ¡Vamos Argentina!

Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 02:48
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 02:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"