Nishimura, de estrella del arbitraje a chiste viral

En su país es un árbitro respetado, pero el japonés Yuichi Nishimura se convirtió en objetivo de burlas dentro y fuera de Brasil.

En su país es un árbitro respetado, pero el japonés Yuichi Nishimura se convirtió hoy en objetivo de burlas dentro y fuera de Brasil por el decisivo y dudoso penal que concedió a los anfitriones el jueves en el partido inaugural del Mundial.

"Glan tliunfo de Blasil", publicó en su portada el diario argentino "Página 12", que recurrió a la ironía para describir la victoria por 3-1 de los anfitriones sobre Croacia en Sao Paulo.

En las redes sociales, los fotomontajes con el japonés vestido con la camiseta verdeamerilla o prestándole cara al Cristo Redentor corrieron como la pólvora.

El partido estuvo marcado por el dudoso penal señalado por Nishimura a falta de 20 minutos para el final, cuando el marcador estaba 1-1.

Fred recibió de espaldas dentro del área, Dejan Lovren le tocó en el hombro y el atacante brasileño se dejó caer. El japonés no lo dudó y señaló con su dedo el punto de penal mientras corría para esquivar las protestas de los croatas.

   "Un asesino japonés disparó a Niko Kovac por la espalda", lanzó el diario "Novi List", el más duro de los indignados medios del país balcánico.

El técnico croata había utilizado también palabras fuertes para describir sus sensaciones tras el partido. "Si seguimos así, tendremos un circo", aseguró.

En Brasil la gente se lo tomó con más sentido del humor, aunque no eran pocos los fans locales que admitían que Croacia había sido víctima de un "robo".

"Arigato", tituló un agradecido diario "O Globo", uno de cuyos analistas tituló su columna: "Y el Oscar va para... Fred".

Sao Paulo es precisamente hogar de una de las mayores comunidades de emigrantes japoneses del mundo, con cerca de 500.000 miembros.

Para uno de sus líderes más destacados, Akio Ogawa, Nishimura no hizo sin pagar una deuda pendiente. "Fue un penal muy discutible, pero, como nos ayudó a ganar, está todo bien: él está devolviendo a Brasil el penal que dejó de señalar hace cuatro años", expresó a dpa el empresario.

La historia de Nishimura con Brasil empezó en realidad en Sudáfrica 2010, cuando fue el encargado de dirigir el partido de cuartos de final entre la selección verdeamarilla y Holanda.

Entonces, los brasileños perdieron por 2-1, pero se quejaron de que el árbitro no señaló un penal a Kaká que les hubiera permitido llegar al descanso con 2-0 de ventaja.

En la segunda mitad, con los holandeses ya por delante, el japonés expulsó con justicia a Felipe Melo, que pisó alevosamente al holandés Arjen Robben.

A sus 42 años, Nishimura no es ningún recién llegado a la élite del arbitraje. En 2010 dirigió dos partidos mundialistas, además de ser cuarto árbitro en la final entre España y Holanda. Ese mismo año fue elegido mejor árbitro de la Liga japonesa por segunda vez consecutiva.

El jefe de árbitros de la FIFA, Massimo Busacca, defendió hoy a Nishimura. "En el arbitraje tenemos el blanco y el negro, pero también está el gris, y el árbitro debe valorar los gestos", subrayó el suizo, quien también rechazó la posibilidad de que los jueces en Brasil favorezcan a la nación anfitriona.

Durante el partido, los árbitros no "tienen tiempo" para pensar dónde se juega, aseguró. "Uno toma una decisión en menos de un segundo. Es el equipo A y el equipo B. No piensas que estás en Brasil. No tienes tiempo", aseguró el dirigente, en cuyas manos está ahora decidir si Nishimura se despide definitivamente del Mundial.

Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 05:19
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 05:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"