Deportes

Protesta pone en vilo a San Pablo, a tres días del Mundial

La policía dispersó con gases lacrimógenos a manifestantes que apoyan la huelga de trabajadores en la ciudad de la inauguración de Brasil 2014.

La policía de San Pablo dispersó este lunes con gases lacrimógenos a manifestantes que apoyan la huelga de trabajadores del subte, en una nueva jornada de tránsito caótico a solo tres días de que esta megalópolis reciba la inauguración del Mundial.

Un grupo de unos 150 manifestantes prendió fuego a montañas de basura para bloquear el tránsito en una avenida céntrica cerca de la estación de metro Ana Rosa. Unos 25 policías lanzaron gases lacrimógenos y bombas de estruendo para dispersarlos.

Pero los manifestantes se reagruparon, otros se sumaron, y unos 300 marchaban hacia la secretaría de Seguridad del estado de Sao Paulo coreando "¡No habrá Copa, habrá huelga!".

Los manifestantes demostraban así su apoyo a la huelga de empleados del subte, en su quinto día, que plantea una amenaza al buen desarrollo del Mundial en esta ciudad de 20 millones de habitantes donde el jueves Brasil y Croacia disputarán el primer partido de la Copa.

La policía también lanzó una bomba de ruido contra un grupo de unos 70 trabajadores del metro en huelga que entraron a la estación Ana Rosa para convencer a supervisores de unirse a la paralización, dijo el presidente del sindicato, Altino Melo dos Prazeres.

La policía dejó luego partir a la mayoría, pero retiene a 13 huelguistas en esta estación donde la semana pasada las fuerzas del orden ya dispersaron a piqueteros con bastonazos y gases lacrimógenos.

El sindicato de empleados del metro insiste en mantener la huelga hasta conseguir un aumento salarial de 12,2%, pese a que la justicia la declaró ilegal y el gobierno estatal amenaza con despidos y gigantescas multas.

La empresa estatal que administra cuatro de las cinco líneas del metro paulista ofrece un alza de 8,7%.

"No creo que el gobierno quiera echar a perder la Copa del Mundo", dijo a la AFP el presidente del sindicato.

Pero Arthur Lessa, un huelguista de 24 años, dijo que "si la huelga debe continuar hasta la Copa, continuará". Lessa dijo que su salario de 1.300 reales (580 dólares) por mes no le alcanza para mantener una familia.

A las 13:00 (la misma hora que Argentina) los huelguistas tienen programada una nueva asamblea.

El subte de San Pablo transporta cada día a 4,5 millones de personas y es fundamental para llegar al estadio mundialista Arena Corinthians.

Tres de las cinco líneas operan parcialmente desde el jueves pasado, y provocaban este lunes inmensos embotellamientos de autobuses y automóviles.
   
   - Despidos y multas -
   
   
Los empleados del metro amenazan con mantener la huelga durante el Mundial, en lo que se ha convertido en la mayor amenaza concreta a la organización del evento.

No obstante, el gobernador del estado, Geraldo Alckmin, dijo que espera una solución este lunes, tras recordar la ilegalidad de la medida y advertir que "quien no acuda a trabajar, incurre en la posibilidad de ser despedido".

De las cinco líneas del metro paulista, cuatro pertenecen a la empresa del estado de Sao Paulo.

Los trabajadores rechazan el 8,7% de reajuste salarial anual propuesto por la empresa y exigen un alza de 12,2%. La justicia respaldó la oferta del gobierno a los empleados.

Tanto así que impuso al sindicato una multa diaria de unos 227.000 dólares a partir del domingo si los trabajadores no retoman sus labores.

Decidió asimismo mantener la multa de 100.000 reales diarios (USD 45.000) desde el comienzo de la huelga hasta el momento del fallo judicial.

La paralización del metro se enmarca en una serie de protestas y huelgas que han sacudido el país en las últimas semanas al acercarse el Mundial, protagonizadas por conductores de autobús, policías, vigilantes de bancos o profesores.
   
    A último minuto 
   
A las puertas del Mundial, en el Arena Corinthians aún continúan las obras que supuestamente debía concluir antes del 31 de diciembre: los trabajadores corren para limpiar asientos, verificar vigas e instalar cables.

El fin de semana, obreros aún trabajaban en las dos tribunas temporarias del nuevo estadio.

"Aún hay mucho por hacer", dijo a la AFP un obrero que pidió conservar el anonimato. "Estará listo antes de la Copa del Mundo", dijo otro, limpiándose el sudor de la frente con la manga de la camisa.

Además del Arena Corinthians, otros cuatro de los 12 estadios mundialistas (Natal, Cuiabá, Curitiba, Porto Alegre) están inacabados.

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 14:44
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 14:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"