Deportes

Se cumplen 10 años de la gesta de Gaudio en Roland Garros

El 6 de Junio de 2004 en París, dos argentinos se disputaron el título de uno de los Grand Slam de la ATP. El Gato, ganó un partido increíble.

Una década atrás, el 6 de junio de 2004, se grabó a fuego una jornada épica del tenis argentino, cuando Gastón Gaudio conquistó Roland Garros, un triunfo único por la forma en que lo logró y porque venció en la final a otro crack `criollo` como Guillermo Coria.

El "Gato" de Adrogué, dueño de un exquisito revés a una mano como golpe saliente, deslumbró al mundo en París y se erigió en el tercer tenista argentino en obtener un Grand Slam tras superar al "Mago" Coria por 0-6, 3-6, 6-4, 6-1 y 8-6 en el court central del complejo ubicado en el barrio de Bois de Boulogne.

"La vida es una rueda. Me tocó ganar lo que siempre soñé, alzar el trofeo en Roland Garros es lo que desea todo tenista argentino y pude conseguirlo", comentó el "Gato" a Télam aquella tarde de junio, luego de haber superado al santafesino, con quien se profesaba una marcada antipatía dentro y fuera de la cancha.

Ese campeón del torneo más relevante sobre polvo de ladrillo, que supo cómo domesticar a sus rivales a puro talento, no fue lógicamente el mismo tras la consagración, y lamentablemente tampoco superó esa final su vencido, el "Mago" Coria, quien tras la derrota se apagó de a poco hasta extinguirse por completo.

Gaudio, quien había conquistado dos títulos antes de Roland Garros, en Mallorca y Barcelona, ambos en 2002, estaba considerado como el más talentoso (y también el más díscolo) exponente de "La Legión" argentina que acaparó títulos y elogios a nivel mundial, junto a Coria y David Nalbandian, entre otros.

El tenista de Adrogué edificó su gesta con dos semanas al máximo nivel y así construyó su camino a la final con seis victorias en fila, que elevaron su ánimo y fortalecieron el talento natural que disponía para jugar al tenis.

Gaudio venció a su compatriota Guillermo Cañas por 6-2, 2-6, 4-6, 6-3 y 6-2; al checo Jiri Novak por 2-6, 6-4, 6-4, 5-7 y 6-3; al sueco Thomas Enqvist por 6-0, 6-4, 6-7 (5-7) y 6-4; al ruso Igor Andreev por 6-4, 7-5 y 6-3 y al australiano Leyton Hewitt por 6-3, 6-2 y 6-2.

En semifinales, ya con un nivel superlativo y la confianza por las nubes, superó a Nalbandian por 6-3, 7-6 (7-5) y 6-0 y llegó a la final, donde lo esperaba Coria, rival con el que un año antes había protagonizado una semifinal bochornosa en el Masters 1000 de Hamburgo, donde casi se van a las manos y que ganó el santafesino.

En la final, Gaudio comenzó atado, como superado por el marco y el escenario, y perdía claramente por 6-0 y 6-3 con un Coria dominante.

El "Mago" era amo y señor, parecía encaminarse al triunfo hasta que cedió su servicio en el tercer set con el marcador igualado en cuatro y ese serí­a el principio del fin, ya que Gaudio se puso arriba 5-4, luego sentenció 6-4 con su saque y comenzó la remontada heroica.

El "Mago" acusó dolores, recibió asistencia médica, lo que generó cierto dramatismo, pero se repuso y con el marcador 6-5 arriba dispuso de dos match points, pero los desperdició con dos reveses que se fueron por muy poco y que -seguramente- lamentará por el resto de sus días.

Gaudio, luego de sortear esa situación, se distendió, hizo la `ola` junto a la gente en las tribunas y edificó, de a poco, su triunfo más importante, con un set brillante que se llevó por un lapidario 6-1 y luego una definición ajustada en el quinto set, por 8-6, que desató el delirio.

El "Gato" miró al cielo, festejó y luego ensayó una inusual vuelta olímpica por el court central, en medio de la algarabía de su círculo íntimo y de la desazón de Coria, quien jamás volvió a ser el mismo y se retiró tres años después, luego de varias derrotas en rondas iniciales de torneos Challengers.

Esa conquista le permitió al "Gato" sentirse realizado como tenista y lo demostró al año siguiente cuando conquistó cinco torneos y llegó a una final, hasta que de a poco fue consumiendo su carrera.

Gaudio sucedió a Guillermo Vilas y Gabriela Sabatini como campeón de un Grand Slam, y luego de su título hubo un solo argentino que se coronó en un `grande`: Juan Martín Del Potro en el US Open 2009. Y seguramente pasará algún tiempo para que otro compatriota se corone o al menos acceda a una final de semejante
envergadura.

Opiniones (1)
14 de agosto de 2018 | 11:10
2
ERROR
14 de agosto de 2018 | 11:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡Qué partidazo! Diez años ya, parece mentira. Recuerdo que las apuestas estaban 3 a 1 a favor de Coria. Los apostadores que se la jugaron por "El Gato" Gaudio "se pusieron las botas", al decir de Perrault. Saludos
    1