Deportes

Mundial: Brasil minimiza los problemas en aeropuertos

El Gobierno de ese país relativizó el hecho de que varias aeroestaciones aún están en obra a nueve días del torneo.

El gobierno brasileño minimizó los problemas de sus aeropuertos, muchos de ellos aún en obras a nueve días del Mundial, al asegurar que construye esas terminales para el futuro y no sólo para el torneo.

"El nuevo objetivo es tener nuevos aeropuertos para el país", declaró este martes el ministro de Aviación Civil, Wellington Moreira Franco, en un diálogo con radios brasileñas.

"Aseguro que estamos preparados", afirmó.

El ministro reconoció sin embargo que "está claro que tenemos problemas" y que "en los aeropuertos no es diferente".

"Es fundamental saber si vamos a atender sin trastornos y con tranquilidad a los pasajeros. En Salvador (de Bahía, noreste), por ejemplo, recibimos cerca de tres millones de pasajeros en el Carnaval, mucho más que en la Copa, y los atendemos bien", enfatizó.

El ministro formuló estas declaraciones el mismo día que el diario Folha de Sao Paulo publicó un informe que señala que los aeropuertos de las 12 sedes tienen obras en mayor o menor medida inacabadas.

En Sao Paulo, por ejemplo, que tiene el mayor aeropuerto internacional de Brasil, el Terminal 3 que fue planeado para la Copa sólo opera parcialmente, sobrecargando las áreas más antiguas.

En el aeropuerto de Galeao, en Rio, las obras de ampliación en el área de desembarque internacional de dos terminales aún no han finalizado. Rio acogerá siete juegos del Mundial, entre ellos la final del 13 de julio.

En el aeropuerto de Confins, en Belo Horizonte (sureste), también hay trabajos sin terminar. La plaza de alimentación está en obras y hay mala señalización, apunta Folha.

En el noreste, en Fortaleza, hay incluso obras detenidas que no estarán listas para la Copa, por lo que esta terminal operará con estructuras temporales.

En esa misma región del país, los aeropuertos de Natal, Recife y Salvador tienen obras inconclusas. Operan taxis clandestinos y Natal no podrá recibir vuelos internacionales.

Durante el campeonato de fútbol, Brasil recibirá a unos 600.000 turistas extranjeros. Además, unos 3,7 millones de nacionales se desplazarán dentro del territorio.

La presidenta Dilma Rousseff ha asegurado que los aeropuertos serán capaces de enfrentar la alta demanda de pasajeros.
Opiniones (0)
21 de abril de 2018 | 23:19
1
ERROR
21 de abril de 2018 | 23:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec