Deportes

Brasil le cierra la puerta a los hinchas violentos

Brasil quiere blindar su Mundial contra hinchas violentos: puede prohibir el ingreso de fanáticos con antecedentes criminales ligados al fútbol.

Brasil quiere blindar su Mundial contra hinchas violentos: puede prohibir el ingreso al país de fanáticos con antecedentes criminales ligados al fútbol y desplegará un fuerte contingente de seguridad para evitar peleas en sus estadios y alrededores.

Faltan dos semanas para el puntapié inicial de la Copa el 12 de junio en San Pablo y los organizadores quieren evitar cualquier tipo violencia similar a la que se registra con frecuencia en el fútbol local, muchas veces protagonizada por las numerosas torcidas organizadas, las barras bravas de Brasil.

Durante la Copa Confederaciones el año pasado, considerado como el principal test para la Copa del Mundo, los problemas dentro de los estadios fueron mínimos. La violencia fue en las calles, donde la policía dispersaba masivas manifestaciones contra el torneo.

Para garantizar la seguridad, cada uno de los 12 estadios estará custodiado en promedio por unos 1.800 vigilantes privados, que a su vez estarán apoyados -en caso de situación extrema- por unos 700 efectivos de la fuerza pública.

Además habrá cámaras, rayos equis, detectores de metales: todo para evitar cualquier objeto que pueda poner en riesgo la seguridad de un juego del Mundial. Entre ellos las vuvuzelas y la fracasada caixirola, una suerte de maraca impulsada por el propio gobierno y que fracasó cuando fue lanzada en masa al campo por
hinchas molestos en partidos de prueba el año pasado.
  
   - Frontera cerrada -

  
El plan "anti hincha violento" comienza en la frontera. Basado en un intercambio de informaciones de inteligencia con otros países, como Argentina y el Reino Unido, que tienen tradición de barras, Brasil podría impedir el ingreso a posibles aficionados problemáticos al país.

"Hicimos acuerdos a través de la FIFA. El objetivo es impedir que ellos [hinchas violentos] vengan para acá y después, si vienen, que no entren a los estadios", dijo la presidenta brasileña Dilma Rousseff.

Consultada por la AFP, la Policía Federal -responsable del control migratorio- no explicó si todos estas personas con antecedentes de violencia en el fútbol se les prohibirá la entrada.

Lo que sí es un hecho es que si pasan la frontera y tienen un boleto, podrán entrar a los estadios "siempre que estén en forma pacífica", explicó Wagner Tardelli de la Policía Militar de Sao Paulo.

En esta metrópoli brasileña -que recibirá el partido inaugural el 12 de junio- jugará Inglaterra y posiblemente Argentina en octavos de final, si es primera del Grupo F.

Estos dos equipos no jugaron la Copa Confederaciones. La albiceleste es el rival eterno de Brasil y tiene un largo historial de hinchas violentos en mundiales.

Fanáticos argentinos protagonizaron incidentes en México-1986 y Francia-1998, así como en Sudáfrica-2010, donde muchos de ellos fueron detenidos y expulsados.

El gobierno de Argentina ya entregó a Brasil una lista de personas con antecedentes policiales.
   
  

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 02:22
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 02:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"