Deportes

El argentino que clasificó a Colombia por su hija

Pekerman recibió el pedido de su hija, nacida en el país cafetero, cuando asumió el mando de la selección.

El argentino José Néstor Pekerman, con un estilo de trabajo sereno pero minucioso al máximo, clasificó al seleccionado colombiano para un Mundial luego de 16 años de ausencia y con ello cumplió el pedido de su hija, nacida en el país "cafetero" mientras él se desempeñaba como futbolista de Independiente Medellín.

"Sí o sí tenemos que estar en el Mundial”, fue el pedido expreso que le realizó su hija mayor, Vanessa, a principios de 2012, antes de que Pekerman embarcara hacia Bogotá para dirigir nuevamente a un seleccionado, tras sufrir la eliminación de Argentina en el Mundial Alemania 2006, en cuartos de final ante el combinado local.

Antes de aceptar el ofrecimiento de Luis Bedoya, el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Pekerman, que competía con Gerardo Martino, llevaba dos años de inactividad ya que el anterior trabajo había sido en Tigres de México (2008/09).

Previamente, también había trabajado en tierras aztecas como conductor de Toluca (2007/08), en lo que fue su primera experiencia como DT de un equipo profesional, a nivel clubes.

Por aquel entonces, con 62 años, no tenía en mente volver a conducir una selección pero recibió dos ofertas: una de Estados Unidos y otra de Colombia.

A pesar de que la propuesta de los norteamericanos era más jugosa desde lo económico, el entrerriano optó por el cariño y se decidió por el país donde nació su primera hija.

"Colombia me dio mucho y mi llegada tiene que ver con eso porque le abro paso a mi corazón", dijo en su presentación al recordar una "época maravillosa" de su vida mientras fue jugador de Independiente Medellín, entre 1975 y 1978.

Pekerman arribó a Colombia con un numeroso cuerpo técnico compuesto integramente por argentinos: Néstor Lorenzo, Patricio Camps, Pablo Garabello, Gabriel Wainer y Eduardo Urtasún. Por este motivo fue criticado por la gente que miraba de reojo su designación, pero Bedoya le había dado total libertad y confiaba en él para ordenar a un seleccionado golpeado por la frustración, tras los pasos de Hernán Darío Gómez y Leonel Alvarez en su conducción técnica.

Las decisiones más cuestionadas fueron el límite que trazó en el contacto con la prensa, las prácticas a puertas cerradas, el cerrojo que implementó en las concentraciones y la costumbre de dar la alineación apenas 40 minutos antes del inicio del partido. Además, convirtió sus métodos de trabajo en un misterio para la prensa local, aunque que poco a poco se rindió ante la capacidad del "frío" Pekerman, tal como lo catalogaron.

No obstante, los resultados suavizaron las críticas ya que se presentó con un triunfo en un amistoso ante México, en febrero, y tres meses después, ya por las Eliminatorias Sudamericanas, debutó con una importante victoria ante Perú (1-0) en Lima, que dejó al equipo en zona de repechaje.

Con un juego de posesión, por momentos no tan vistoso pero con una gran contundencia en ataque de la mano de su máxima figura, el delantero Radamel Falcao García, quien reconoció que la llegada de Pekerman llenó de "confianza" al plantel, el equipo logró ocho triunfos, dos empates y sufrió tres derrotas (todas como visitante) para sellar el pasaje a Brasil en el segundo lugar con 30 puntos, a dos del seleccionado argentino.

Con la base de una camada de futbolistas que triunfan como nunca en Europa, el tricampeón juvenil con Argentina "recuperó la identidad del fútbol colombiano", según aseguró Carlos Valderrama, el máximo ídolo del país "cafetero", y se ganó el respaldo de todos. Hasta él del propio presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien catalogó como "clave" su llegada para volver a ver al seleccionado en una Copa del Mundo.

Pekermán, no se ató a ningún esquema táctico y varió entre 4-2-2-2, 4-3-1-2 y 4-2-3-1. Hizo crecer a los experimentados zagueros Mario Yepes y Luis Amaranto Perea, potenció la creatividad del mediocampista James Rodríguez y encontró en Teófilo Gutiérrez, un socio ideal para el "Tigre" Falcao en la ofensiva.

También descubrió a algunos futbolistas que no eran tenidos en cuenta y se convirtieron en piezas importantes como Edwin Valencia, Carlos Valdés y el propio "Teo".

Luego de la última participación en Francia 1998, el sorteo situó a Colombia en el grupo C junto a Grecia, Costa de Marfil y Japón, en una de las zonas consideradas más parejas, ya que no se vislumbra un máximo candidato para pasar de ronda y eso genera más expectativa en el pueblo colombiano.

No obstante, el principal desafío de Pekerman, quien ya se ganó el respeto y el cariño de todo Colombia, será reemplazar a Falcao, goleador y principal referente del equipo, que se recupera de una grave lesión en la rodilla y que, en caso de llegar al Mundial, no sería en las mejores condiciones físicas.

El primer objetivo se cumplió. Ahora, Pekerman, quien en algún momento de su vida manejó un taxi, tiene la oportunidad de seguir escribiendo la historia del fútbol colombiano y también de sacarse la espina de aquel partido ante Alemania en 2006 que tanto lo marcó.
Opiniones (0)
18 de julio de 2018 | 23:29
1
ERROR
18 de julio de 2018 | 23:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"