Deportes

Atlético y Barcelona definirán todo en la última fecha

El Colchonero igualó ante Malaga y Barcelona no pudo con Elche. La semana que viene en el Camp Nou definirán el campeón de la Liga.

La Liga española de fútbol vivió hoy una jornada insólita en la que los tres primeros clasificados no ganaron sus partidos por segunda semana consecutiva y la definición del título se postergó hasta la última fecha, en lo que será una "final" entre el Atlético de Madrid y el Barcelona.

El Atlético, conducido por el argentino Diego Simeone, empató por 1-1 contra el Málaga y se quedó a un gol de celebrar el título ante su gente en el estadio Vicente Calderón.

El Barcelona permaneció sin intensidad y sin ambición y empató sin goles contra el Elche, pero llega a la última jornada dependiendo de sí mismo: si gana al Atlético en el Camp Nou será campeón.

El que se quedó ya sin ninguna opción fue el Real Madrid, que perdió por 2-0 contra el Celta de Vigo y quedó automáticamente descartado de la lucha por el título.

El campeonato se definirá en la última jornada con un partido apasionante. El Atlético marcha con 89 puntos, tres más que el Barcelona, por lo que un empate le bastaría para coronarse campeón después de 18 años.

En cambio, una victoria de los dirigidos por Gerardo Martino daría el título a los catalanes, ya que en caso de igualar las 89 unidades de sus rivales serán campeones por la diferencia de goles en los choques directos.

La jornada de los errores comenzó a gestarse desde los primeros instantes en los tres partidos principales.

El Atlético metió presión sin éxito en el estadio Vicente Calderón, el Barcelona permaneció apático, tal como finalizó el duelo de la jornada anterior ante el Getafe, y el Real Madrid hizo lo que pudo con la ausencia de varios habituales titulares ante un ordenado Celta.

El Atlético fue el protagonista indiscutido en el duelo ante el Málaga. Ante la ausencia de un lesionado Diego Costa, el conjunto rojiblanco apostó a la dupla de David Villa y Raúl García y generó preocupación en la defensa andaluz.

Una enorme asistencia de García de cabeza y de espaldas a la carrera de Villa, para que el delantero estrellara su disparo en el travesaño, fue la ocasión más peligrosa de los rojiblancos en la primera mitad.

Mientras tanto, en Elche, el Barcelona continuaba con su estilo parsimonioso. Messi caminaba en la cancha y el escolta no imprimía la intensidad necesaria como para mantenerse en carrera hasta la última jornada.

El único desequilibrio en los resultados de los tres partidos más importantes se vivió en Vigo y cerca del descanso. Sergio Ramos protagonizó uno de los dos grandes regalos de la tarde a favor del Celta, falló en el intento de control y permitió que Charles convirtiera con inteligencia después de eludir a Diego López.

En el estadio Vicente Calderón, los miles de hinchas rojiblancos intentaron contagiar entusiasmo a su plantilla en el comienzo de la segunda mitad con canciones constantes, pero el Atlético perdió el control del juego y comenzaron a verse signos de ansiedad.

Los nervios del desenlace del torneo hicieron que Thibaut Courtois, quizás el portero más regular del campeonato, saliera de manera insólita a cortar un balón en el borde del área, fallara en el cálculo y permitiera que Samuel anotara en una jugada aislada del Málaga. El Atlético perdía y dejaba la posibilidad al Barcelona de alcanzarle en la tabla a falta de una jornada.

Mientras tanto, el Real Madrid se despedía definitivamente de la lucha con el título con un nuevo regalo al Celta. Esta vez fue Xabi Alonso quien quiso dar un pase a López y le entregó la pelota a Charles, quien otra vez aprovechó la situación y anotó sin problemas.

En Madrid, el Atlético consiguió el empate con cierta rapidez. El belga Anderweireld convirtió de cabeza y le dio 15 minutos a su equipo para que anotara el gol que significaría el título.

Sin embargo, el Atlético no tuvo la suerte en los minutos finales para coronarse ante su gente y en un ambiente de fiesta agónica. Un tiro libre de José Sosa rozó el ángulo y luego Wilfredo Caballero le atajó un gran tiro a Adrián dentro del área.

El Barcelona, por su lado, se esfumó una vez más en la desidia y no incordió el arco del Elche, que se aseguró continuar un año más en la primera categoría del fútbol español.

Lo del Real Madrid en Vigo fue, en tanto, la crónica de un final anunciado y la licencia para centrar toda su atención en la final de la Liga de Campeones en la que se medirá al Atlético de Madrid el 24 de mayo en Lisboa.

 

 

  

Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 13:51
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 13:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"