Deportes

¿Por qué Mayweather le ganó a Maidana?

Tras pasar una semana de la "pelea del año", el periodista deportivo Walter Vargas analizó el choque.

Entre otros rasgos positivos, las peleas como la de Marcos Maidana y Floyd Mayweather tienen la virtud de poner en el tapete cosas que se dan por sobreentendidas pero que en general dan lugar a descomunales malentendidos: por ejemplo, los parámetros válidos para establecer quién es quién, quién ganó y quién perdió cuando se llega a la instancia de las tarjetas.

El boxeo, como es bien sabido, es uno de los pocos deportes en los que cabe la concreta posibilidad de que la diferencia entre ganar o perder dependa de una mirada exterior o de varias miradas exteriores, tal como también sucede por caso en las artes marciales y en la gimnasia artística.

En la mayoría de los deportes gravitan indicadores incontrastables: en el fútbol gana el que convierte más goles, en el básquetbol y en el rugby gana el que convierte más puntos, en el tenis gana el que suma más sets, en el automovilismo gana quien llega a la meta antes que los demás, etcétera, etcétera, etcétera.

En el boxeo no siempre hay indicadores inapelables, en el boxeo profesional si no hay nocaut, o nocaut técnico, o abandono, o descalificación, se cae bajo el imperio de tres jueces que aplicarán lo que se da en llamar "la apreciación", esto es, la acción y el juicio con que se valora una cosa.

Ahora bien, detrás de esta premisa, la de que el boxeo es un deporte de apreciación, crece una maleza tan profusa que llegado el caso confunde hasta límites insospechados y vulnera incluso el abecé capaz de sostener un cierto grado de entendimiento y, por carácter transitivo, capaz de sostener un fallo justo, o por lo menos honesto.

El boxeo es un deporte de apreciación, de acuerdo, pero no de cualquier apreciación, puesto que como mínimo el apreciador debe fundamentar qué supo apreciar.

"Al Chino Maidana lo robaron" es una frase igual de contundente que muy difícil de defender con argumentos vigorosos y en el mismo rango entra la afirmación de que su pelea con Mawweather fue pareja.

El Chino Maidana hizo una gran pelea, acaso la mejor pelea de su vida si se pondera debidamente la entidad de su adversario, pero no fue superior a Mawweather, ni lo despojaron de una victoria legítima, ni fue víctima de una decisión localista, ni nada parecido.

Y eso porque Maidana no le pegó una paliza a Mayweather, ni lo derribó, ni lo conmovió con sus golpes, ni se llevó una suficiente cantidad de rounds.

Maidana boxeó mejor de lo que suele boxear, dio el máximo en todos los indicadores, desbordó, incomodó y perturbó a Mayweather como pocos habían podido, y fue al frente del round uno al round doce, pero en boxeo ir al frente sólo hace la diferencia cuando el rival no hizo ni eso: ni ir al frente.

Es justo que la valentía y la agresividad y la iniciativa deban ser ponderadas, pero la valentía y la agresividad y la iniciativa están lejos, muy lejos de explicar quién hizo más en el ring.

Altamente meritorio fue el tono emocional de Maidana, y el amor propio, y el pundonor, y la sangre, y la fuerza testicular, pero fue Mayweather el que pegó más y mejor, en mayor proporción y con mayor justeza, y fue Mayweather el que dominó con meridiana claridad desde el quinto asalto hasta el desenlace del pleito.

Y fue Mayweather, al cabo, el que consumó de la manera más nítida y más perceptible a los ojos del "apreciador", los cuatro indicadores de los que se valían los jueces de boxeo años ha: defensa, ataque, ciencia y eficacia.

Que si en condición de visitante no ganás por nocaut, es justo que te despojen del triunfo, es una ley no escrita y una inmoralidad que cabría interpelar; que siempre merece ganar el peleador que toma el centro del ring es una falacia y también es una falacia que siempre deba premiarse a los maratonistas que sacan dos golpes por asalto.

Lo que no es una falacia es la añeja sentencia de que el boxeo es el arte de pegar sin dejarse pegar, ergo, quien pega lo suficiente y no deja que le peguen lo suficiente, necesariamente estará cerca de ser mejor que el oponente de turno, tal como lo fue Mayweather versus Maidana.

Opiniones (1)
20 de febrero de 2018 | 09:47
2
ERROR
20 de febrero de 2018 | 09:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. De acuerdo con la nota. Repito mi comentario en una nota anteriror: "Vi la pelea, con todo detenimiento, fui punteando round por round y la verdad es que a mí también me da 117/111 a favor de Mayweather. El Chino mostró mucho coraje pero ni tiró 100 GPR como había prometido (algo que parece imposible por el momento, para cualquier boxeador) ni tampoco le hizo sentir como él esperaba y varios esperábamos los pocos que conectó plenos. Tiró 72 y fracción GPR, lo cual está un poco por encima del promedio (lo normal es entre 60 y 70). Le sobró coraje, me parece correcto lo que declaró al final eso de que todos los rivales de Mayweather lo había respetado demasiado pero él no porque no le tenía miedo. En lo que no estamos de acuerdo es que que ganó la pelea. Puso mucho empeño pero si eso es todo lo que tiene . . . nunca le va a alcanzar. En mi opinión, lo que le faltó realmente fueron variantes. Se la jugó a una sola mano y cuando Mayweather le tomó el tiempo, el tipo quedó prácticamente anulado. Muy pocos golpes internos, muy pocos ganchos ascendentes, muy pocos uppercuts, sin embargo casi todos entraron. Tal vez la cosa era insistir más por ese lado. En un momento, su entrenador le pide que acorte distancias, "Si lo peleas de afuera la ventaja la tiene él", le dice (o algo así). Es verdad, pero conservar la distancia para repetir siempre los golpes es una fórmula segura de fracaso. Me gustaría que le den la revancha, pero tendrá que preparar mejor su bagaje técnico. Con lo que mostró, insisto, no le va a alcanzar nunca. Igual, "chapeau" para El Chino Maidana, primer boxeador que lo fue a buscar a Mayweather sin ningún pudor y el que más lo conectó. Saludos" Saludos
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve