Deportes

Sevilla eliminó a Valencia en el último minuto

Los de Juan Antonio Pizzi ganaban 3 a 0 y un gol agónico de M'Bia metió a los sevillanos en la final gracias al gol de visitante.

El Sevilla se clasificó hoy para la final de la Liga Europa de fútbol gracias a un agónico gol del camerunés Stéphane Mbia en el tiempo de descuento que desactivó la gran remontada del Valencia, al que nada sirvió el triunfo por 3-1.

El Valencia estaba obligado a remontar el 2-0 adverso de la ida y Mestalla preparó para el Sevilla un ambiente infernal. Sus jugadores respondieron y llegaron a voltear la eliminatoria, pero el fútbol es tan increíble que el Sevilla marcó en su única ocasión de la segunda parte y dejó llorando a todo Valencia.

Los radicales locales sobrepasaron los límites deportivos y el autobús del Sevilla fue apedreado. Además, recibieron a los aficionados visitantes con el lanzamiento de botellas y otros objetos. Lo peor del encuentro fueron los momentos previos.

Luego comenzó el encuentro y el Valencia se contagió del ambiente feroz de la grada. Apenas tardó 14 minutos en marcar su primer gol gracias a un remate cercano del francés Sofiane Feghouli que tropezó en un defensor visitante.

El Sevilla tuvo dos problemas, bien diferentes entre sí: falta de personalidad y ausencia de fútbol. Varios jugadores parecieron sobrepasados por las circunstancias y tampoco le ayudó la disposición del equipo, excesivamente replegado y con enormes problemas para aguantar la posesión.

Al Valencia le bastaron entusiasmo y presión para asfixiar a su rival. El segundo gol llegó a los 25 minutos con un contundente remate de cabeza de Jonas que se estrelló en larguero, luego rebotó en el arquero Beto y finalmente acabó entrando.

Mestalla enloqueció al ver que en el primer cuarto de partido su equipo ya había conseguido el objetivo primario, que era igualar la eliminatoria.

Pero el Sevilla tuvo su mejor ocasión antes del descanso en un remate cercano de José Antonio Reyes que sacó milagrosamente el arquero brasileño Diego Alves. No se sabe si fue más error del delantero, que estaba a dos metros de la portería, o del arquero, que tapó desesperadamente.

Los locales saludaron el descanso con el susto, pero también con la confianza del equipo que llegó desde atrás para igualar la eliminatoria antes del intermedio.

La segunda mitad fue más equilibrada. El Valencia jugó con más prudencia, pues un gol en contra le ponía lejos de la final. Además, comenzó a acusar la fatiga. El Sevilla intentó hacer algo más con el balón, pero sus ideas se le apagaron al llegar al área local.

Unai Emery, el técnico del Sevilla, arriesgó mucho al quitar del campo a Bacca y poner a Kevin Gameiro. Quedaban 25 minutos para el final y cualquier gol del Valencia lo dejaba sin una reacción en el banquillo. El entrenador visitante lo lamentaría.

Porque el Valencia marcó el tercer gol a los 69 minutos y ocurrió en un saque de esquina mal defendido por el Sevilla. No se sabe cómo, el balón quedó franco para Jeremy Mathieu y el central francés marcó desde cerca.

Mestalla estalló de júbilo porque su equipo estaba en la final de Turín. El Sevilla necesitaba desesperadamente el gol para ponerse por delante en la eliminatoria, y éste llegó en el descuento tras una jugada inverosímil.

Todo ocurrió en un saque de banda en largo, una prolongación, una mala defensa local y un remate afortunado de Mbia. El silencio se apoderó de Mestalla y luego llegaron las lágrimas. A cambio, el Sevilla festejó un pase que no sabe ni cómo llegó. El conjunto andaluz sueña ahora con un nuevo título de la Liga Europa con el Benfica como rival y Turín como sede.

Opiniones (0)
23 de febrero de 2018 | 22:21
1
ERROR
23 de febrero de 2018 | 22:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve