Deportes

Barcelona sigue con vida por la derecha de Messi

El culé derrotó 3 a 2 al Villarreal de visitante y quedó a cuatro puntos de la cima. Leo marcó con su pierna menos habil.

El Barcelona rindió hoy su homenaje particular al reciente fallecido Tito Vilanova con una angustiante victoria por 3-2 sobre el Villarreal que sirvió además para el conjunto blaugrana siga soñando con conquistar la Liga española de fútbol.

El equipo dirigido por el argentino Gerardo Martino remontó una desventaja de dos goles en la segunda mitad gracias a los tantos en propia meta que marcaron Gabriel Paulista y Mateo Musacchio y se mantuvo a cuatro puntos del Atlético de Madrid en la lucha por el título de liga.

Lionel Messi puso el sello definitivo del triunfo a falta de ocho minutos para el final y celebró su gol con las manos apuntando al cielo, en dedicatoria a Vilanova, hasta agosto de 2013 técnico del Barcelona y fallecido el viernes a los 45 años víctima de un cáncer.

El Barcelona sacó provecho de dos errores infantiles de su rival para poder mantenerse con vida en la lucha por el liderato.

   Cani, en el último minuto de la primera mitad, y Manuel Trigueros habían puesto en ventaja a los amarillos cuando todo era una fiesta en el estadio El Madrigal.

El equipo catalán, perdido entre los defensores rivales, encontró la luz de la victoria a raíz de los dos goles en contra de su rival, en un lapso de apenas 13 minutos.

El Villarreal perdió el partido de manera insólita y sufrió su tercera caída en los últimos cuatro partidos disputados.

La previa del partido tuvo el esperado y emotivo minuto de silencio en honor a Vilanova. Jugadores como Sergio Busquets no pudieron contener las lágrimas, mientras que Cesc Fábregas miró al cielo durante todo el minuto.

El Barcelona estuvo incómodo durante todo el partido. Sin profundidad ni velocidad en los traslados, los azulgranas fueron castigados en el final de la primera mitad con un gran gol de Cani y luego profundizaron su preocupación con el tanto de Trigueros.

De manera insólita, la respuesta del Barcelona estuvo en los propios defensas del Villareal. Gabriel marcó de tacón en su portería y Musacchio senvió un cabezazo al fondo de las mallas. Los tantos dieron vida a un gigante que parecía muerto.

Messi se encargó de aparecer en el tramo final y mantener esperanzado a un Barcelona que necesita que el Atlético de Madrid pinche en alguna de las dos próximas jornadas para tener posibilidades de ganar el título en la última jornadas.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 12:52
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 12:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"