Deportes

La mala racha de la Lepra parece no tener fin

Independiente Rivadavia no pudo sostener la ventaja y terminó empatando 1 a 1 con Douglas Haig en el Gargantini. Lleva 8 partidos sin victorias y el promedio lo pone en aprietos. Mirá los goles.

Con la pesada mochila de acumular siete partidos sin triunfos, la Lepra se presentaba ante Douglas Haig con la necesidad acuciante de sumar de a tres para alejar a los fantasmas del descenso que volvían a sobrevolar el Gargantini fruto de la magra cosecha de puntos de este semestre.

Desde el inicio del juego, la Lepra intentó atropellar a la visita con más intenciones que juego para acercarse al arco de Olivero. Los pergaminenses se refugiaban cerca del área propio e intentaban sacar contras rápidas.

El inteligente planteo táctico de Guglielminpietro incomodaba a los generadores de juego de Independiente que no lograban asociarse con los delantero para generar profundidad en los ataques leprosos. Las pelotas paradas parecían ser la llave un partido claramente cerrado en el arranque. Las primeras chances fueron una por bando, Rossi pudo marcar pero su cabezazo fue débil y Ayala ahogó el grito de cuevas para la visita.

El paso de los minutos daba la sensación de afianzar el planteo de Douglas y de complicar aún más la generación de juego en Independiente que caía en un bache típico del inicio de este flojo semestre.

El primer tiempo se escurría entre los dedos de un Independiente que no encontraba los caminos hacia el arco de la visita y se enredaba en los mismos problemas que lo persiguen en esta etapa del torneo.

Para cambiar la historia en el segundo tiempo, Trotta metió mano en el banco y puso en cancha a Ezequiel Pérez en lugar de Lucas Parisi. El Negro, goleador de la Lepra, parecía el indicado para darle a Independiente el fútbol que no tuvo en la primera parte.

La Lepra buscaba el arco pero equivocaba el camino al tirar centros a una defensa de gran altura y sin tener una referencia de área a quien asistir. Para colmo, Pompei no sancionó un penal tras una mano clara en el área de Douglas Haig y Walter García salía de la cancha con una lesión preocupante. Todas malas le tocaban a la Lepra.

En la mayor adversidad iba a llegar el alivio para Independiente. Federico Guerra remató con potencia para dejar sin chances a Olivero y puso el 1 a 0 que se celebró con euforia en un Gargantini que juntaba presión hace tiempo.

El gol pasaba la presión al campo de Douglas que se veía obligado a “salir de la cueva” y los espacios podían aparecer para los de Trotta en ataque. Pero la Lepra parecía no estar en su tarde, la visita mejoró y Cabalucci puso una merecida igualdad por lo hecho en la cancha.

El empate golpeó al Azul que salió en busca de la ventaja nuevamente, pero sin ideas claras no pudo romper el orden del cerrojo propuesto por la incómoda visita.

Con este empate, Independiente encadena ocho partidos sin triunfos y si los de abajo siguen sumando empieza a comprometerse gravemente con la lucha por no descender al Argentino A. La próxima semana, tendrá una nueva chance como local ante Huracán en el parque.

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 15:43
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 15:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"