Hermes Binner ganó en Santa Fe por una diferencia de 10 puntos

La histórica victoria del socialismo se amplía con los últimos conteos: 48,6% de los votos obtuvo Binner, mientras que Rafael Bielsa, el candidato de la Casa Rosada, sólo logró el 38,7%. Aseguran que el gobernador electo se concentrará en la provincia y no se será una figura nacional de la oposición al kirchnerismo.

Escrutado el 99,50 por ciento de las mesas, los cómputos oficiales le dan al Frente Progresista el 48,60 por ciento de los votos (856.641) contra 38,79% (683.659) del Frente para la Victoria. Hermes Binner se convierte así en el primer gobernador socialista de la historia argentina y amplía la diferencia con el kirchnerista Rafael Bielsa: anoche era de 4 puntos y ahora es de 10.

De acuerdo con el diario La Capital de Rosario, el radicalismo apenas obtuvo el 2,08% de los sufragios, con 36.703 votos, mientras que el voto en blanco trepó al 7,6% (133.978). Los votos anulados, recurridos e impugnados representaron el 0,91%. La asistencia de votantes en la provincia fue superior al 76 por ciento.

En Rosario, escrutado el 99,31%, el Frente Progresista obtuvo el 59,62% (302.068 votos), mientras que el Frente para la Victoria logró el 30,76% (155.857). En la capital provincial (escrutado el 98,98%) también se impuso Binner, con el 40,78% (82.003 votos), mientras que el justicialismo consiguió el 40,26% (80.958).

La Capital también consigna en su edición de hoy que Binner rompió la hegemonía peronista y se consagró gobernador de Santa Fe con un margen amplio de votos. El diputado socialista tuvo que esperar cuatro años para festejar un triunfo que aquella vez se le escapó por imperio de la ley de lemas, que desde 1991 ofició como un blindaje para el PJ.

De nada sirvió para Rafael Bielsa el apoyo explícito que le brindaron el presidente Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández, quienes aterrizaron en la provincia cinco veces para apuntalar su candidatura. Bielsa, en su aparición para reconocer la derrota, se adjudicó toda la responsabilidad, pero Kirchner no sale indemne.

Esta campaña que desembocó en el triunfo de Binner demostró que los ciudadanos se mueven de manera autónoma y no se dejan influenciar por las figuras nacionales. El nombre de Kirchner se suma a la lista de perdedores en la provincia, que incluye desde el gobernador Jorge Obeid hasta el senador Carlos Reutemann.

Desde hoy, Binner será presentado como un político de proyección nacional por cierta prensa porteña, ansiosa por mostrar la contracara del proyecto kirchnerista. Pero a no engañarse: Binner va a seguir con su perfil moderado y privilegiará la gobernabilidad antes que sumarse al coro contra el presidente.


La política es el arte de lo posible, y también se traslada a lo imprevisible en la rama de la aritmética. Las elecciones primarias del 1º de julio hacían presuponer que el peronismo daría dura batalla en el interior provincial a favor de Bielsa. Eso también se derrumbó. En ciudades y departamentos donde el peronismo sacó amplia ventaja en las internas, esta vez el ex canciller perdió o hizo una elección pareja.

Un ejemplo paradigmático fue General López, donde el peronismo aventajó ampliamente al Frente Progresista en las primarias, pero esta vez la diferencia fue escasa. Lo mismo sucedió en otros departamentos, y es allí donde se explican los más de 800 mil votos que sacó Binner.

Un simple análisis indica que el corte de boleta fue tremendo para el candidato kirchnerista. La mayoría de los referentes locales mantuvo sus cargos, pero Bielsa vio menguado considerablemente su caudal de votos en esos distritos. La tijera hizo su implacable trabajo.

Otra de las claves fue la merma del voto en blanco, que en las primarias habían sido 280 mil y ahora bajaron a 140 mil, lo que hace suponer que buena parte de esa diferencia mudó hacia Binner.

También bajó el nivel de ausentismo, que en las primarias fue del 30 por ciento y esta vez fue del 20. Esos diez puntos pudieron haber tributado a favor del candidato socialista.

La UCR, que postuló a Alicia Tate, sacó unos 10 mil votos menos que en las primarias. Esa cifra pasó a engrosar el caudal de Binner, teniendo en cuenta el factor antiperonista que prima en el votante radical, quien privilegió el desalojo del PJ en el poder a reafirmar la identidad partidaria, como pedían a gritos sus candidatos.

El PJ apenas logró sumar 50 mil votos más que en las primarias, mientras que Binner la amplió a más de 200 mil. Un dato contundente que a partir de hoy disparará dentro del PJ reproches mutuos e incontables pases de facturas.
Opiniones (2)
22 de febrero de 2018 | 20:06
3
ERROR
22 de febrero de 2018 | 20:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es para el pingui que lo mira por tv
    2
  2. lo de Binner debiera de servirle de ejemplo a aquellos que creen que en la politica vale la pena de ganar de cualquier modo.
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve