Deportes

Bianchi cuida a Román mientras arma al equipo

El plantel retomó a los entrenamientos sin mayores novedades salvo el cuidado físico del enganche en la previa del partido ante Quilmes.

El plantel profesional de Boca retomó esta mañana los entrenamientos en el complejo Pedro Pompilio sin mayores novedades salvo el cuidado físico del enganche Juan Román Riquelme y las variables que Carlos Bianchi podrá utilizar para armar el rompecabezas que se convirtió su equipo en virtud de lesiones y suspensiones, para el duelo frente la Quilmes.

Riquelme, al igual que las últimas semanas, comenzó la semana progresivamente junto al grupo de compañeros que arrastran molestias físicas.

Igualmente no es una semana más, porque es la previa del superclásico frente a River en la Bombonera y Bianchi quizás piense en cuidarlo y dosificar sus energías para que llegue óptimo al choque con River.

Respecto al resto del equipo, Bianchi ya sabe que para visitar a Quilmes -sin público y en estadio a definir- deberá hacer tres cambios obligados por Leandro Martín (desgarrado), Cristian Erbes y Daniel "Cata" Díaz, estos dos últimos suspendidos por acumulación de amarillas.

Hernán Grana sería el encargado de reemplazar a Martín en el lateral izquierdo, mientras que Claudio "Chiqui" Pérez ingresaría como marcador central por el "Cata" y Fernando Gago reaparecería tras su suspensión por Erbes.

Los cambios respecto al equipo que salió de entrada en el empate ante Argentinos por 1 a 1 podrían igualmente transformarse en cuatro si Emanuel Insúa ingresa por Leandro Zárate en el lateral izquierdo. 

Pero la situación que más preocupa al hincha de Boca es la de Riquelme, que lleva jugados tres partidos en diez días y es lógico que su cuerpo sienta el desgaste físico que se evidenció el último domingo, sobre todo en el segundo tiempo.

Por lo pronto, en el regreso a los entrenamientos de Boca en la mañana del martes, después de participar con todo el grupo de la charla con que abrió Bianchi, Riquelme se unió al grupo de los que trabajaron al margen, junto a Diego Rivero, Marín, Pablo Ledesma (estos dos últimos, desgarrados) y Diego Perotti (distensión), mientras sus compañeros hacían trabajos físicos y regenerativos.

Ledesma, Rivero y Perotti permanecieron en el campo del predio Pedro Pompilio y realizaron un trote liviano, pero Román y Marín continuaron su actividad en el gimnasio y en kinesiología. 

Es verdad que Riquelme suele trabajar liviano en el inicio de cada semana pero, la cercanía del duelo con River podría meter un cambio de planes.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 17:56
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 17:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"