Deportes

Guillermo Vilas evitó opinar del tema Del Potro

El multicampeón argentino, que también vivió duros cruces con la AAT, sostuvo: "Lo mío fue diferente, las personas son diferentes".

En su época de jugador, Guillermo Vilas, uno de los mejores de la historia del tenis argentino, vivió una situación de enfrentamiento con la Asociación Argentina de Tenis (AAT), en varios puntos similar a la que hoy tiene como protagonista a Juan Martín Del Potro.

Sin embargo, en un breve contacto con Noticias Argentinas, evitó dar su opinión por no estar "empapado del tema" que sacudió este lunes el mundo del tenis albiceleste.

"Aquella historia fue dura, pero es diferente a esto, las personas son diferentes", se limitó a declarar Vilas, en diálogo con NA.

Aquella historia fue dura, pero es diferente a esto, las personas son diferentes

Las historias de Vilas y Del Potro tienen paralelos.

En 1980, la Argentina debía jugar la semifinal de la Copa Davis en Buenos Aires con Checoslovaquia con Vilas y José Luis Clerc frente a Ivan Lendl, Tomas Smid y Pavel Slozil.

A priori, el choque era accesible, teniendo en cuenta que Vilas era casi imbatible en la cancha central del Buenos Aires Lawn Tennis Club.

En su libro "El Séptimo Game", el periodista Guillermo Salatino contó que un mes antes de la serie recibió un llamado de Horacio Billoch Caride, por entonces presidente de la AAT, y que desde siempre había sido "un gran amigo de Vilas, su abogado y apoderado".

"Billoch me llamó desesperado y me dijo: ´Tenés que darme una mano, Guillermo no quiere jugar la Davis contra Checoslovaquia´. Ni bien corté con el presidente de la AAT, llamé a Nueva York (donde Vilas se preparaba para jugar el Us Open) para conocer los motivos del conflicto", explicó.

Salatino recordó que habló con Vilas y le dijo que "no estaba de acuerdo con que la plata se la llevara Fernando Marín (por entonces a cargo de la explotación de la Copa Davis), cuando él era el que provocaba el suceso".

La historia continuó en Nueva York, con Vilas, su entrenador Ion Tiriac y Marín reunidos para negociar la participación de Vilas, que terminó con un arreglo en el que el tenista se quedaría con el 50 por ciento de lo recaudado, unos 500.000 dólares.

"Había una salvedad, que el hecho no debía tomar estado público. En el supuesto contrato, Vilas se comprometía a participar del Abierto de la República que se jugaría en noviembre de ese mismo año. Cuando Marín y Tiriac se pusieron de acuerdo en los términos, el empresario solicitó llamar a su secretaria para conformar el correspondiente contrato", contó.

En ese instante, Vilas afirmó "yo tengo palabra, no necesito ningún contrato".

Marín asintió, pero le sugirió a Salatino que le haga una nota a Vilas para que dijera que iba a que va a jugar la Davis y el Abierto de la República.

En un video "quedó refrendado el contrato que Vilas no cumplió, diciendo que nunca se había comprometido a jugar el República, que eran mentiras de Marín", explicó Salatino.

"Esto, en definitiva, fue lo de menos. Lo duro y negro para el tenis argentino fueron los tironeos en los que Vilas denostó a su amigo, abogado y padre postizo (Billoch). Pidió su renuncia al frente de la AAT utilizando la demagogia, hablando de las corbatas que no le permitían la asistencia "al pueblo" a ver tenis y de lo caras que se cobraban las entradas para llenarse los bolsillos con su nombre", escribió Salatino.

"Hay que tener en cuenta que Vilas, para el público, donaba sus beneficios, cuando, en realidad, no era así. Ante semejante infidelidad de Vilas, los amigos de Billoch Caride presentaron una solicitada en todos los diarios en desagravio, firmada por lo más representativo del tenis nacional", agregó.

Y añadió: "Vilas expuso ante la opinión pública a los dirigentes de tenis, y finalmente, haciendo uso del poder que le daba su mítica figura, hizo echar a Tito Billoch de la presidencia de la AAT y colocó en su lugar al escribano Juan José Vásquez".

En aquella serie, en el Buenos Aires Lawn Tennis, Vilas perdió con Lendl -que recién aparecía en el circuito profesional- en tres sets y luego cayó en el dobles junto a Clerc, en lo que fue derrota de la Argentina por 3-2, por la semifinal interzonal.

"La idea de Vilas era quedarse con el negocio, cosa que hizo y que no pudo aprovechar, ya que las circunstancias económicas y financieras del país no dieron para gnar plata. Finalmente, como dejó de ser negocio, se instaló en París", concluyó Salatino en su libro.

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 03:05
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 03:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"