Deportes

Ferrer, caminando a las semis del ATP Buenos Aires

El español derrotó sin miramientos a su compatriota Albert Ramos por 6-1 y 6-2 y ya es semifinalista del torneo.

El español David Ferrer, quinto tenista del planeta, sacó a relucir gran parte de su repertorio y se instaló sin pasar apremios en las semifinales del ATP de Buenos Aires, tras apabullar a su compatriota Albert Ramos por 6-1 y 6-2.

Ferrer (5) desplegó su `artillería` durante una hora y nueve minutos, y convirtió a Ramos (92) en un mero parteneire ante unas 4.000 personas que se acercaron hasta el Buenos Aires Lawn Tennis Club y le dieron un marco más acorde al torneo, que durante las jornadas previas había mostrado las tribunas semivacías.

El "top ten" español había superado en las rondas previas a dos sudamericanos, el argentino Máximo González (160) y el colombiano Santiago Giraldo (57), y jugará mañana en semifinales ante el vencedor de la eliminatoria que cerrará la quinta jornada, entre su compatriota Nicolás Almagro (18) y el francés Jeremy Chardy (45).

La primera semifinal de mañana la animarán desde las 14 el español Tommy Robredo (17) y el italiano Fabio Fognini (14), y a continuación se jugará la segunda con la presencia de Ferrer y Almagro o Chardy.

Ferrer, campeón en Buenos Aires en las dos últimas ediciones, en 2012 y 2013, salió a imponer su `chapa` de tenista `top` y no se apiadó del zurdo Ramos, un tenista que había mostrado buenos recursos en sus triunfos previos sobre el tandilense Juan Mónaco (42) y el italiano Filippo Volandri (77), pero que esta noche no ofreció demasiada resistencia.

El alicantino castigó con su derecha, tanto cruzada como paralela, mantuvo siempre la inciativa (obligó al catalán a jugar dos metros detrás de la línea de fondo) y también acertó en la devolución, un `cóctel` que le permitió dos quiebres, para 2-0 y 5-1, y una definición rápida por 6-1 en media hora exacta de juego.

El catalán equivocó el camino cuando propuso puntos largos, con muchos peloteos, una táctica a la medida de Ferrer.

Con el 6-1 en contra, Ramos varió su estrategia en el inicio del segundo parcial y con tiros más profundos y angulados logró su primer quiebre (1-1), pero ese oasis le duró poco ya que no estuvo fino con su saque y lo cedió en el siguiente y quedó de nuevo abajo (2-1).

Ferrer aceleró de nuevo con su derecha, se adelantó en la cancha y comenzo a dominar de nuevo, con muchas precisión y su habitual velocidad de piernas para anticiparse siempre a la jugada, y así se puso 5-2 con otro quiebre de servicio ante un rival a esta algura desbordado por todos lados.

El bicampeón no vaciló y definió su juego de saque rápido, en el primer match point de los dos que dispuso, y cerró con un 6-2 elocuente para lo que ofreció uno y otro.

Fue mucho lo que mostró Ferrer y todo hace presumir que se encamina hacia una nueva coronación en Buenos Aires, que sería la tercera y de lograrlo superará a su compatriota Carlos Moyá, ganador en 2003 y 2006, Sin embargo, en el tenis nada puede aseguarse de antemano y todavía deberá sortear la semifinal de mañana y el domingo podría encontrarse con Fogini, uno de los mejores tenistas que ofrece en la actualidad el circuito, sobre polvo de ladrillo.

Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 19:48
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 19:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"