Deportes

Real Madrid no pudo con el Bilbao

El equipo blanco perdió terreno con el Atlético de Madrid al empatar como visitante 1 a 1 ante Bilbao.

“El Madrid es un equipo fuerte y no necesita probarlo en San Mamés”, aseguraba ayer Carlo Ancelotti. El partido, decía el técnico italiano, era muy importante para la tabla pero no para demostrar la fortaleza de su equipo. La tabla dice que hay nuevo líder, el Atlético; el único que se ha aprovechado de la derrota del Barcelona contra el Valencia.

El partido –que terminó con empate a uno- decretó la perdida de imbatibilidad del Madrid –que llevaba ocho victorias y ocho partidos sin encajar gol- confirmó que es complicado ganar en el campo del Athletic y, por último, certificó la incomodidad de los blancos que, ante el primer rival con nombre, dio un pequeño paso atrás. Consiguieron adelantarse, saborearon la victoria y acabaron desquiciados. El manotazo de Cristiano a Gurpegui es una prueba de ello.

Parecía que los jugadores del Madrid sabían de sobra lo que se iban a encontrar en San Mamés. Por eso entraron al campo sin tocar el timbre. Sin esperar a que alguien le abriera la puerta y le dijese ‘adelante’. Querían tomar ventaja pronto, por si acaso. Para asustar al rival. Descolocarlo y no dejarle reaccionar. Porque a este Athletic, que juega tan bien al fútbol, si le dejas pensar te marea.

A los 18 segundos Cristiano vio que Iraizoz andaba lejos de sus palos e intentó sorprenderlo con un disparo desde la distancia. Se marcho fuera por poco. Di María un minuto después también chutó fuera, al palo izquierdo. Lo hizo tras recibir un pase de Benzema. Querían los de Ancelotti poner las cosas en su sitio. Pusieron el ritmo que todos esperaban pusiera el Athletic en el primer cuarto de hora. No tardaron los chavales de Valverde en recuperar el mando de la tele de casa.

Y el canal que se vio fue el rojiblanco. El Athletic sabe siempre qué hacer con la pelota. Lo sabe Iturraspe que parecía un mapa de lo desplegable que era. Lo sabe Ander Herrera, lo sabe Mikel Rico y lo sabe Susaeta. Les sobra energía y fútbol y quizás le falte precisión. Es lo único que le faltó al Athletic en la primera parte. Aduriz tuvo el gol que podía acabar con la imbatibilidad del Madrid en el minuto 18 –tras una gran jugada con Mikel Rico y Ander Herrera- y se le escapó fuera por poco.

Menos de un minuto después también la tuvo Muniain que falló en el control dentro del área de Diego López. No se encontraba el Madrid, incómodo ante la presión del rival. Perdido sin la brújula de Modric. Desesperante en la pérdida del balón. Xabi casi no pudo ni levantar la cabeza, centrado en barrer rivales a diestro y siniestro. Marcelo fue incapaz de deshacerse de De Marcos.

La segunda parte empezó igual que la primera. Con el Madrid intentando sorprender al Athletic. Marcelo consiguió irse de De Marcos y se encontró con el desmarque de Benzema. Iraizoz detuvo el gran disparo del francés. Marcó Cristiano, pero en fuera de juego. Y lo intentó también Di María en dos ocasiones. Está claro que el factor sorpresa ya es cosa de Jesé. Él, siempre él. En Mestalla marcó el gol que mantuvo el Madrid en la lucha por la Liga y en San Mamés el que pareció que iba a permitir a los blancos adelantar al Barcelona.

Parecía. Porque Valverde también cuenta con su factor sorpresa. Se llama Ibai Gómez y cada vez que entra, marca. Hoy no pasaron ni 30 segundos desde que saltó al campo y recibió los abrazos de sus compañeros. Iturraspe lanzó una falta que despejó Sergio Ramos y el balón le llegó a Ibai. Chutó, la pegó tanto al palo que hasta chocó con él y gol. Fin de la imbatibilidad del Madrid y vuelta a los nervios.

Cristiano acabó expulsado por soltarle un manotazo a Gurpegui. Hacía mucho que no se veía al Madrid tan incómodo. El otro manotazo, clave, fue el de Diego López que sacó un disparo, otro, de Ibai. Y otro, un cabezazo de Aduriz. El Madrid quedó noqueado por el empate y la roja a Cristiano Ronaldo. Soltó el latigazo y no supo hacer más daño.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 00:02
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 00:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"