Deportes

Con escándalo, la CD del Rojo aprobó el balance

Cantero y compañía lograron aprobar los números de su gestión con un pasivo de 392 millones de pesos. Los socios explotaron.

Las asambleas de socios de Independiente se convirtieron en un circo romano. El gimnasio Carlos Radrizanni de Avellaneda, como ya ocurrió en junio, se pareció a un coliseo en el que reinó el caos, la confusión, donde los dirigentes quedaron expuestos a la fiereza de socios indignados, que amenazaron con arrasar con todo y estuvieron constantemente al borde la agresión.

En medio de gritos, insultos y conatos de peleas, la conducción que preside Javier Cantero aprobó por apenas dos votos (25 contra 23) el balance correspondiente al ejercicio entre julio de 2012 y junio de 2013, que arrojó un pasivo de 392.697.918,89 pesos, el más alto en la historia del fútbol argentino. Ese monto representa un incremento de $62.885.243,41 respecto del ejercicio anterior.

La jornada fue tan tensa como se presumía. Con la intención de limitar desbordes, no se permitió la asistencia de más de 200 socios, y el ingreso no fue por la avenida Mitre, sino por la calle Levalle. Desde temprano, se respiró un clima muy hostil hacia el oficialismo y la oposición. "Atención, atención, queremos la renuncia de toda la comisión", se cantó desde los balcones que circundan al gimnasio. También se leyeron banderas de fuerte tono político: "Fuera traidores del CAI" y "Maldita CD - Elecciones ya". Hubo otra con una inscripción que acusaba a Cantero de ser abandonado hasta por su familia.

En este contexto fue imposible cumplir con el minuto de silencio en memoria de los socios fallecidos. Cantero no pudo exponer y se pasó a la votación. El oficialismo se apoyó en sus 33 representantes para conseguir la mayoría; no obstante lo cual, dentro de las filas del gobierno hubo varios disidentes. Los sufragios negativos fueron de la lista Nueva Generación Roja (con 12 representantes) y de Lista Roja (3). La oposición cuestionó el conteo de los votos.

Los agravios, el desorden y la intolerancia no son nuevos en el club de Avellaneda. En muchos todavía estaba latente el incidente del 28 de junio último, cuando la CD buscaba aprobar el presupuesto, pero la barra brava (en aquel entonces dentro del recinto en gran número) la atacó a sillazos y todo fue un caos que hasta incluyó gente lastimada. Por ello, las medidas de seguridad anoche se reforzaron considerablemente.

Con ese antecedente latente, todo pareció encaminarse ayer por los mismos carriles debido a los duros insultos que recibió el presidente ni bien asomó su figura antes de sentarse en la mesa con sus colaboradores. "Che Cantero, la c. de tu madre, a ver si te das cuenta que no te quiere nadie", quedó como el reiterado grito de guerra que se sumó al de las banderas que pedían renuncias y nuevas elecciones. Todos argumentaron que la compra indiscriminada de jugadores que lejos estuvieron de rendir lo esperado y la falta del dinero de la televisión colaboraron con la contundencia de una roca a "limpiar" (en la más complicada acepción del término) las vapuleadas arcas rojas.

Ni siquiera el auspicioso momento deportivo del equipo atenuó el malestar. Independiente, con el triunfo sobre Patronato en la última fecha, ingresó por primera vez dentro de los puestos de ascenso en la B Nacional. La contratación del técnico Omar De Felipe figura como uno de los pocos aciertos de la gestión de Cantero, pero eso aún es insuficiente para rescatarlo de una condena que abarca a lo deportivo y económico.
Opiniones (0)
19 de febrero de 2018 | 22:05
1
ERROR
19 de febrero de 2018 | 22:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve