Deportes

La "maldición" del Balón de Oro en la previa de los Mundiales

Uno de los grandes mitos que rodea al premio alarma a los argentinos. Nunca un ganador del premio logró salir campeón del mundo al año siguiente.

La FIFA anunció este lunes a los tres finalistas para la entrega del Balón de Oro y como nunca antes los argentinos deben estar esperando que en esta oportunidad Lionel Messi no se quede con el galardón. Esto se basa en un maleficio que rodea al premio desde su primera entrega en 1956 y que indica que el ganador el año previo a la Copa del Mundo nunca pudo coronarse.

Con la confirmación de Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Frank Ribery como los tres finalistas, el rumor del malefició no tardó en resonar en los países de los tres candidatos y los hinchas comenzaron a jugar con la posibilidad de que la maldición continúe.

Vale aclara que hasta 1996 los únicos jugadores que podían participar por el galardón eran los jugadores nacidos en Europa, y si bien Pelé y Maradona no pudieron aspirar al premio los casos no disminuyeron por esta situación.

En 1981 el ganador del Balón de Oro fue el aleman Karl-Heinz Rummenigge que precisamente en 1982 cayó por 3-1 ante Italia en la final del Mundial de España. En 1985 el premiado fue el francés Michel Platini y en México 86 se consagró Argentina de la mano de Diego Maradona. En el 89 el galardonado fue el holandés Marco van Basten y en el Mundial se consagró Alemania.

Pero quizás los casos más llamativos se dieron en las últimas ediciones. En 1993 el elegido fue Roberto Baggio quien falló el penal decisivo en la final de Estados Unidos 94 ante Brasil. En el 97 el Balón de Oro fue para Ronaldo, quien protagonizó una situación extraña en la previa a la final en Francia 98 que terminó siendo para los locales.

En 2001 el mejor jugador del mundo fue Michael Owen, que tuvo un paso discreto por el Mundial de Corea - Japón 2002. En 2005 fue Ronaldinho quien se quedó con el Balón de Oro y el campeón en Alemania 2006 fue Italia. El último afectado por la maldición fue el propio Messi, quien en 2009 consiguió su primer Balón de Oro y en la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010 llegó como gran candidato junto a la Argentina y no pudo ni siquiera marcar un gol.

Ahora todos los hinchas argentinos prenden velas para que La Pulga no consiga el próximo galardón con la mira puesta en Brasil 2014 y seguramente no se lamentarán si el premio queda en manos de CR7 o Ribery en esta oportunidad.
Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 10:37
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 10:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"