Deportes

Las cuentas pendientes de cara al Mundial

Argentina clasificó con comodidad al Mundial de Brasil 2014 pero no tiene todo resuelto camino al título.

El entrenador Alejandro Sabella puede decir sin temor a equivocarse que cumplió con el objetivo primario que se puso cuando se hizo cargo de la selección nacional, al obtener la tan ansiada clasificación a la Copa del Mundo Brasil 2014 cuando restan dos fechas para completar el programa de las Eliminatorias Sudamericanas.

El exentrenador de Estudiantes de La Plata festeja en la intimidad familiar el logro alcanzado en Asunción, donde Argentina por momentos vapuleó a Paraguay, al que derrotó con comodidad 5 a 2.

El equipo nacional es líder absoluto en la eliminatoria con 29 puntos y un récord de 30 goles a favor y 11 en contra.

Todo un logro que el DT se encargó de destacar en una conferencia de prensa durante la cual agradeció la confianza que la Asociacion del Fútbol Argentino (AFA) depositó en él cuando decidió convocarlo en medio de la crisis que desató la temprana eliminación de la Argentina en la Copa América 2011.

"La Selección está por arriba de todo. Esto es algo que tienen que entender todos y está respaldada por un pueblo que vive y respira fútbol", decía Pachorra en Ezeiza en su primer contacto con la prensa.

Hombre de pocas palabras y sumamente reflexivo aceptó el desafío que le hizo Julio Grondona y llevó al equipo a clasificarse a su decimosexta copa del Mundo con actuaciones tan convincentes en las faz ofensiva como dudosas en su aspecto defensivo.

EL GRUPO Y EL HOMBRE

Uno de los grandes retos que tuvo a poco de hacerse cargo del equipo fue potenciar la figura del mejor jugador del mundo, Lionel Messi.

Tras un arranque con dudas Sabella logró usufructuar el talento natural del ídolo rosarino cuando la selección le ganó 2-1 a Colombia de visitante el 15 de noviembre de 2011.

Aquel fue un partido bisagra porque a partir de ese momento el DT logró acomodar a La Pulga dentro del grupo y convertirlo en un referente sin discusión dentro de la cancha donde muchas veces los egos hacen estragos.

A partir de cumplir esa primera premisa Sabella le dio a la Argentina un sello, un estilo de juego en el que destaca el respeto por la pelota y por los jugadores de buen pie.

No es aventurado afirmar que pocas selecciones cuentan hoy en el mundo con una constelación de delanteros y volantes de ataque en la que brillan Messi (FC Barcelona), Fernando Gago (Boca Juniors), Ángel Di María (Real Madrid), Sergio Agüero (Manchester City, Inglaterra) y Gonzalo Higuaín (Nápoles, Italia).

Estos hombres, sinónimos de gol y buen fútbol en cualquier parte del mundo, son el mejor recurso que tiene el conjunto albiceleste para posicionarse como uno de los principales aspirantes al título en la próxima copa del mundo.

Argentina desprecia el pelotazo vertical tan propio de nuestro fútbol de cada día y apuesta a jugar a la pelota a ras del suelo privilegiando velocidad y habilidad a la hora de atacar.

De los 30 goles anotados en las eliminatorias sudamericanas, 27 los marcaron los artilleros: Messi (10), Higuaín (9), Agüero (5) y Di María (3), números que son una prueba acabada de su poder de fuego en el área rival.

EL DOCTOR JEKYLL Y MISTER HYDE.

Pero no todo es color de rosa en la selección ya que Sabella sabe perfectamente que el equipo ofrece ventajas en su última linea, deficit que en una copa del mundo y con rivales de peso bien le pueden costar la eliminación

"En un Mundial no te podés equivocar, porque un error te deja afuera", admitió Messi durante un contacto con la prensa y en medio de la euforia tras la clasificación lograda en Asunción.

Hace 20 años que Argentina no gana un torneo de selecciones mayores, luego de la Copa América Ecuador-1993 y hace dieciséis que no logra superar los cuartos de final en campeonato mundiales.

Es que aún hoy genera escozor recordar la goleada por 4-0 que le asestó Alemania para decirle adiós en cuartos de final en el Mundial Sudáfrica 2010 bajo la dirección técnica de Diego Maradona.

Argentina ofrece una imagen temible cada vez que ataca y aterroriza a sus adversarios como lo hacía Mister Hyde en la mítica novela de Robert Louis Stevenson.

Sin embargo, a la hora de defender se le queman todos los manuales y da la sensación de ser un equipo lleno de dudas y fácil de quebrar.

Ante Paraguay, Sabella tuvo que improvisar una dupla de zagueros centrales por la ausencia por suspensión de la titular que forman Ezequiel Garay (Benfica, Portugal) y Federico Fernández (Nápoles, Italia).

Tomaron sus lugares Hugo Campagnaro (Inter, Italia) y Fabricio Coloccini (Newcastle, Inglaterra) y no desontonaron porque dieron las mismas ventajas que aquellos que son habituales titulares.

"Hay que tratar de mejorar lo bueno que hacemos y mejorar los aspectos que consideramos que son dignos de ser mejorados", reconoció Sabella pero sin precisar dónde haría ajustes con el objetivo de no herir el ánimo de sus dirigidos.

De todos modos el arquero Sergio Romero reconoció que en el primer gol de Paraguay cometió un error que facilitó el empate del conjunto guaraní.

"Me confié", reveló a los periodistas en Asunción al hacer un "mea culpa" poco habitual en jugadores de esta envergadura, aunque -quizás- la declaración de "Chiquito" esté estrechamente vinculada a los principios en los que se apoya Sabella y que supo transmitir al grupo: "respeto, generosidad y un trato cordial".

Pachorra sabe que la clasificación es solo un paso en este viaje de ida que es Brasil 2014 y que le queda por delante hallar una solución al desequilibrio que padece el equipo sin que ello atenúe su poder de fuego.

¿O habrá que acostumbrase a la idea de que la Argentina hace la diferencia de mitad de cancha hacia adelante?. De ser así, en Brasil habrá que tener precisión quirúrgica porque los riesgos que el equipo va a correr pueden ser irremediables.
Opiniones (0)
21 de febrero de 2018 | 14:28
1
ERROR
21 de febrero de 2018 | 14:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve