Un tributo a la infancia que explotó en colores

La artista plástica Renata Würschmidt cerró su muestra Noa-Neón con obras emblemáticas de la infancia. ¡Mirá de qué se trató!

Renata Würschmidt hace unas semanas atrás inauguró su nueva muestra basada en el tributo a su infancia denominado Noa-Neón. Un juego geográfico y explosivo en color.

La artista plasmó en sus obras cada uno de los símbolos que representan los recuerdos de su infancia en Tucumán.

La primera exposición se llevó a cabo en la Cava del Casino de Mendoza. Luego la creativa ploteó una camioneta que expuso en Jackie O inaugurando los Miércoles Wharhol.

Las obras tuvieron la particularidad de jugar con la doble interpretación de las pinturas, una bajo la luz negra y otra bajo la luz natural.  

El bar del Arena Maipú decoró su segundo piso con las obras más insólitas de Renata.

Las primeras 200 personas que llegaron recibieron un número para participar del sorteo de una de las obras, formato 40 por 40 centímetros.

“La idea de esta muestra era la de revivir la infancia a través de los sentidos, del recuerdo. Por eso fue que algunos objetos que estaban en las obras, se tridimensionaron y otros simplemente evocaban al recuerdo de la infancia, como la bicicleta”, contó la protagonista y destacó: "Un paseo por Raco, o el algodonero. De niños, comíamos nubes, globos fluorescentes, color neón, una calesita, un ingenio”.

La Nueva Guardia también cobró protagonismo cuando presentó el video clip: “Dame Tiempo”, primer corte del álbum “Encendidos”.