Deportes

Borussia le amargó el debut a Guardiola en el Bayern

El equipo de Dortmund superó a los de Munich por 4 a 2 y obtuvo la Supercopa Alemana. Fue el debut oficial de Guardiola.

Josep Guardiola cree más en el trabajo que en la suerte o en la mala suerte. Pero para los supersticiosos queda que el español perdió su décimo tercera final como técnico. Y fue justo en su debut oficial en Alemania como entrenador del Bayern Múnich.

Guardiola dio la sensación de estar tan incómodo en el banquillo como su equipo ante el Borussia Dortmund, que se adjudicó contra todo pronóstico la Supercopa Alemana con una merecida victoria por 4-2.

 Justo 63 días después que los dos mismos equipos disputaran la final de la Liga de Campeones europea, el Dortmund se tomó revancha de su derrota (2-1) en Wembley ante los bávaros. Más adverso no pudo ser el estreno de Guardiola, que en Barcelona sólo perdió una de las 12 finales que disputó.

"Estuvimos bien, pero jugábamos contra un equipo muy fuerte", explicó el técnico a la cadena Sky tras el partido.

En su primer partido oficial en Alemania, Guardiola no pudo contrarrestar el buen sentido táctico de su homólogo en el Dortmund, Jürgen Klopp, el showman por excelencia del fútbol alemán, capaz de reírse de sí mismo en la sala de prensa o en el campo y "special one" alemán, pero con un estilo diametralmente opuesto al que se arrogó esa etiqueta, el técnico portugués del Chelsea, José Mourinho.

El alemán ya convirtió a Guardiola en blanco de su buen humor. Después de elogiar el "fútbol maravilloso" del Bayern, analizó al técnico español: "Se ve muy bien. Tiene una figura estupenda", dijo con su enorme sonrisa tras la victoria.

De los enfrentamientos entre Klopp y Guardiola se va a escribir mucha literatura. El primer duelo se lo llevó el alemán. Y pareció que desde el primer momento: ya al saludarse, Klopp recibió el apretón de manos de Guardiola con una amplia risa. El técnico español apenas sonrió, más tenso, más concentrado en su debut.

Guardiola vivió casi todo el partido de pie delante de la banca. Mientras posaba sus manos en la cintura, Klopp las tenía en los bolsillos. El español, vestido con traje y corbata, no tardó en quedarse en mangas de camisa. Lo agobiaba la tensión. El ir a remolque. El estrenarse con mal pie. Al fin y al cabo, la final de la Supercopa era más importante para él, para ganar seguridad en su nueva etapa, que para el propio Bayern.

Mientras el juego de los bávaros perdía elegancia ante la presión del Dortmund, Guardiola sudaba. Nada que ver con Klopp, vestido con indumentaria deportiva, apacible, a ratos sentado, a ratos de pie, pero bien seguro en el escenario.

Todo es nuevo para Guardiola. Ahora como entrenador del Bayern empezó con mal gusto de boca. Su equipo viene de ganar la Bundesliga, la Liga de Campeones y la Copa alemana, pero ya no podrá igualar los seis títulos en un año que precisamente ganó el Barcelona de Guardiola en 2009.

Entre tener las manos en la cintura y tenerlas en el bolsillo hay más que un palmo de diferencia. Metafóricamente hay un estado de ánimo, una tranquilidad, y Guardiola no la pudo encontrar en todo el partido.

El técnico español se mantuvo de pie en el banquillo hasta que creyó en la remontada. Intentó utilizar las pausas que decretó el árbitro para que los jugadores pudieran beber montando corrillo con sus jugadores y dando orientaciones tácticas.

Pero cuando Reus marcó el 4-2 a poco del final, Guardiola ya no salió del banquillo hasta el tiempo de descuento, cuando la grada coreaba con "olés" los pases continuos de los jugadores del Dortmund. El mundo al revés para el técnico del tiki-taka.

Lejos de supersticiones, Guardiola nunca tuvo inicios fáciles. Tampoco en su espléndido Barcelona. En su debut liguero perdió ante el humilde Numancia en agosto de 2008. Luego empató en casa ante el también modesto Racing de Santander (0-0) antes de hacer despegar a su equipo en Gijón (1-6) y construir un enorme Barcelona. Al igual que entonces, ahora le toca trabajar. Y que el club le dé tiempo.
Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 07:47
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 07:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"