Deportes

Desapareció el club Salamanca

A 90 años de su fundación, la institución española se disolvió por una deuda millonaria que no podía afrontar.

"Hoy es el día más triste de mis 90 años de historia. Estoy en cada una de vuestras lágrimas. Viviré siempre en vuestros corazones". El Twitter oficial de la Unión Deportiva Salamanca habló en primera persona y explicó, a su manera, que el club había desaparecido. No es el primero, ni será el último. La crisis europea golpeó a grandes como Glasgow Rangers (desapareció en 2012), pero también a chicos como Extremadura (2010), Badajoz (2012) y Salamanca. Una deuda de 23 millones de euros fue demasiado para el equipo que jugaba en el Helmántico.

El club Unión Deportiva Salamanca, de la Segunda B (tercera división), con 90 años de vida en el fútbol español y por donde pasaron varios futbolistas argentinos, fue liquidado ayer por los administradores concursales, que gestionaban la entidad luego de que fuera presentada a concurso de acreedores. "Se puede decir que Salamanca ha muerto", dijo Máximo Mayoral, uno de los administradores concursales, al salir de la junta de acreedores de Salamanca, que finalmente no se celebró por no acudir el número mínimo de personas necesario. La principal ausencia por parte de los acreedores fue de un banco, que tiene más del 50 por ciento de los créditos ordinarios, por lo que, de esta manera, va a comenzar la liquidación del club.

Tras este primer paso de disolución, ahora habrá una subasta de los bienes, por lo que los administradores concursales pidieron ayuda a la "sociedad salmantina" para que no desaparezca el fútbol.

Con 12 temporadas en Primera, 34 en Segunda, 8 en Segunda B y 19 en Tercera, el club dijo basta. Al estadio Helmántico lo tasaron en 14.7 millones de euros y el valor de cada jugador con contrato es de 200 mil. Igual, puede reaparecer, como hicieron otros clubes españoles que cayeron en desgracia en los últimos tiempos. Eso sí, quien quiera refundar a la UD Salamca tendrá que asumir las deudas y cumplir con los requisitos fijados por la federación española: jugar en el mismo estadio, compartir domicilio social, tener algún directivo de la actual gestión, respetar la estructura deportiva y utilizar la camiseta y el escudo idéntico o similar. De esta manera, la federación evita que aparezca un "nuevo Salamanca" y queden las deudas con el Estado sin pagar.

La crisis europea y varios desmanejos dirigenciales golpearon fuerte. En los últimos tiempos, Extremadura (desapareció en 2010, aunque en 2007 se fundó Extremadura UD, que ahora nuclea el fútbol de Almendralejo), Badajoz (liquidado en 2012, CD Badajoz 1905 tomó la posta) y Salamanca se sumaron a una lista que cada vez es más grande. Tan grande como las deudas que crecen en cada rincón del fútbol del Viejo Continente.
Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 06:08
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 06:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"