Deportes

El Maracaná pasa a manos privadas

El mítico estadio brasileño será administrado por un consorcio conducido por el magnate Eike Batista.

El grupo privado comandado por el magnate brasileño Eike Batista podrá asumir a partir de hoy la administración del mítico estadio Maracaná, de Río de Janeiro, que será escenario de las finales de la Copa Confederaciones 2013 y del Mundial de fútbol de Brasil 2014.

La adjudicación del "templo del fútbol" al Consorcio Maracaná -integrado además por la constructora brasileña Odebrecht y por la empresa estadounidense AEG- fue publicada hoy en el Diario Oficial de la gobernación de Río de Janeiro, y oficializa el resultado de la licitación anunciado el 9 de mayo pasado.

Por el derecho de administrar el estadio en los próximos 35 años, el consorcio asumió el compromiso de pagarle 34 cuotas anuales de 5,5 millones de reales (unos 2,1 millones de dólares) a la gobernación de Río.

Además, el grupo tendrá que invertir casi 300 millones de dólares para adaptar el Maracaná a las exigencias de la FIFA para el Mundial de 2014 y también a las condiciones demandadas por el Comité Olímpico Internacional (COI), que utilizará el estadio como escenario de las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos de Río 2016.

El Consorcio Maracaná tendrá que enfrentarse además a la resistencia que hay contra la proyectada demolición de un estadio de atletismo y de un parque acuático, así como de una escuela vecina, lo que motivó protestas de políticos, organizaciones sociales y deportistas.

La concesión al Consorcio Maracaná puede todavía ser anulada, en caso de que el grupo no logre presentar, en los próximos 90 días, acuerdos que aseguren que al menos dos de los cuatro grandes clubes de fútbol de Río -Flamengo, Fluminense, Vasco da Gama y Botafogo- utilizarán el estadio en sus partidos. Sin embargo, parece un mero trámite.

La entrega del "templo del fútbol" a empresarios privados resultó de un proceso de licitación realizado en abril, en el que Batista y sus socios enfrentaron como únicos rivales al Consorcio Complejo Deportivo y Cultural de Río de Janeiro, conformado por Stadion Amsterdam, Lagardère Unlimited y por la constructora brasileña OAS.

Según la gobernación de Río, el Consorcio Maracaná se adjudicó la concesión porque presentó la mejor oferta financiera y el mejor plan de gestión para el estadio inaugurado por primera vez en 1950 y que reabrió sus puertas al público el domingo pasado, en el amistoso entre Brasil e Inglaterra que terminó 2-2.

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 07:56
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 07:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"