Deportes

Silva y Sosa recibieron sanciones por incidentes

Ambos jugadores de Boca Juniors fueron penados por los hechos ocurridos con simpatizantes de Tigre en el año 2012.

Los jugadores de Boca Juniors Santiago Silva y Franco Sosa recibieron respectivas penas de seis y tres fechas de prohibición de concurrencia a la cancha donde juegue su equipo, por pelearse con dos hinchas de Tigre tras un partido entre los "xeneizes" y los de Victoria disputado en 2012.

La decisión fue adoptada por la jueza de Paz de San Fernando, Patricia Carranza, quien también sancionó al por entonces capitán de Boca, Rolando Schiavi -hoy jugando en el fútbol de China- y a los dos simpatizantes que participaron de la riña.

De acuerdo al fallo de la magistrada, al que accedió Télam, Carranza dio por probado que el delantero uruguayo Silva "turbó  el normal desarrollo de un espectáculo deportivo" cuando se retiraba junto a sus compañeros del estadio de Tigre tras el partido en el que el equipo local se impuso por 2 a 1 en el marco de la 10ma. Fecha del Torneo Clausura 2012.

Santiago Silva y Franco Sosa recibieron penas de seis y tres fechas respectivamente de prihibición de concurriencia a las cancha donde juegue su equipo.

Según la jueza, esta conducta viola el artículo 10 del Régimen Contravencional en los Espectáculos Deportivos (RCED), por lo que le impuso "la pena efectiva de prohibición de concurrencia a espectáculos deportivos, por un lapso de seis fechas", en los que participe el equipo de Primera División de Boca.

De acuerdo al fallo, "esta interdicción se hará extensiva a un radio de quinientos metros del lugar y a todo otro estadio donde dicha institución juegue de forma oficial" y en caso de que el condenado no acate la pena, se ordenará su "inmediata detención".

La jueza les atribuyó la misma contravención a los defensores Schiavi y Sosa, pero a éste le aplicó una sanción de sólo tres fechas de prohibición de concurrencia a los partidos de su equipo.

En tanto, los hermanos Adrián Darío y Mariano Ezequiel Ruiz, los dos hinchas de Tigre, fueron condenados por "haber insultado a terceros e incitado a la riña", lo que también viola el artículo 10 del RCED, por lo que les aplicó una sanción de 12 fechas.

Al observar los videos pertenecientes a la causa, tengo el pleno convencimiento de que la intervención de Silva en el hecho es intensamente agresiva. Por tal razón, creo que su accionar tiene mayor contenido de injusto; incluso al de su compañero Sosa", manifestó la Jueza Patricia Carranza.

Para arribar a la sentencia, la jueza analizó, entre otras pruebas, videos de distintos programas televisivos de deportes que mostraron imágenes de los incidentes entre jugadores e hinchas.

"Al observar los videos pertenecientes a la causa, tengo el pleno convencimiento de que la intervención de Silva Olivera en el hecho es intensamente agresiva -y como se explicó, absolutamente injustificable-. Por tal razón, creo que su accionar tiene un mayor contenido de injusto; incluso al de su compañero Sosa. Máxime
cuando fue él quien empezó a golpear", opinó Carranza.

La magistrada dio por probado que ante "los improperios gritados por los hermanos Ruiz", Silva, Schiavi y Sosa bajaron del micro, se abrieron "camino empujando gente", increparon "violentamente" a esos dos hinchas y se trabaron "físicamente en un enfrentamiento".

"Más específicamente, está probado que el señor Adrián Darío Ruiz gritó las expresiones: `¡La c.... de tu madre!…¡Fracasados!… ¡Uruguayo fracasado!. ¡Muerto de Hambre!... ¡Uruguayo p...!, ¡ch... un huevo! ¡Dale p...!` (sic), dirigidas al plantel visitante y especialmente al señor Santiago Martín Silva Olivera.

Lo propio hizo Mariano Ezequiel Ruiz, quien al mismo tiempo profirió una multiplicidad de insultos con iguales destinatarios, mientras alzaba su brazo -moviendo la mano- como indicando sus intenciones de golpearlos", indicó Carranza en su sentencia.

Además, la jueza aclaró que no es su competencia juzgar si las agresiones produjeron algún daño físico ya que eso es materia de la Justicia Penal y, en ese sentido, recordó que la causa por supuestas "lesiones" que se inició por la denuncia de los hermanos Ruiz en la fiscalía de Instrucción de San Isidro a cargo de Bibiana Santella fue archivada.

Los incidentes investigados ocurrieron alrededor de las 23 del domingo 15 de abril de 2012, cuando los jugadores de Boca se retiraban del estadio de Victoria por la calle Faccello, donde los aguardaba el micro del club que los llevaría de regreso.

Para la jueza Carranza, pese a había una orden que "disponía el despliegue de gran cantidad de personal policial -juntamente con vallados de seguridad-" en el lugar "sólo se encontraba visible" un comisario "asegurando la salida" y cuatro "oficiales" que "custodiaban a cada uno de los grupos de tres o cuatros jugadores
que transitaban el trayecto de vestuarios al micro".

"Yo salté a defender a mis compañeros. Tiré una piña pero no pegué. Había dos policías que no pudieron hacer mucho", declaró Schiavi ante la Justicia.

Por su parte, Sosa señaló que ante los incidentes "los policías tiraron tiros" pero que él no supo "bien que pasó" porque "había quedado muy atrás de todo".

"Se me acercaron todos juntos (…) Silva me tira una piña que me pega en la oreja izquierda. Yo tan solo atiné a cubrirme, porque después de Silva, todos los compañeros de él empezaron a pegarme hasta que caí al piso. Una vez en el piso me patearon", aseguró  Adrián Ruiz.

Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 07:27
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"