Deportes

Romario formaliza pedido de renuncia de presidente de CBF

El ex futbolista y diputado federal entregó un documento con casi 55.000 firmas que pide la salida del cargo de José Maria Marin.

El ex futbolista y diputado federal Romario entregó hoy, en la sede de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), un documento con casi 55.000 firmas que pide la salida del cargo del presidente de la entidad, José Maria Marin, a raíz de sus vínculos con la dictadura militar que gobernó el país entre 1964 y 1985.

Romario compareció a la CBF acompañado por Ivo Herzog, el hijo del fallecido jefe de periodismo de la TV Cultura, Vladimir Herzog, torturado hasta la muerte por los organismos de represión política en 1975, menos de dos semanas después de que Marin -en ese entonces diputado- defendiera medidas para frenar un supuesto sesgo opositor en la emisora estatal.

El grupo, integrado también por la presidenta de la Comisión de Cultura de la Cámara Baja, Jandira Feghali, dejó el documento en la entrada de la CBF, tras ser informado de que Marin no se encontraba en el lugar. Según Herzog, entre los firmantes de la petición están varias celebridades, como el cantautor Chico Buarque de Hollanda.

"Tienen las copias en manos. Ahora, si no se manifiestan, se convertirán en cómplices", afirmó Herzog, quien agregó que la Comisión de la Verdad -creada por la presidenta Dilma Rousseff para investigar asesinatos y torturas durante la dictadura militar- pretende convocar en breve a Marin para prestar declaraciones.


"No será un convite, sino una convocatoria, y él estará obligado a comparecer", afirmó el hijo del periodista desaparecido.

Romario, quien en los últimos meses se convirtió en un ardiente crítico de Marin, defendió la divulgación de las sospechas sobre los nexos del presidente de la CBF con la dictadura miltiar: "Es bueno que los hinchas brasileños sepan quien está en el comando del máximo ente del fútbol del país", expresó.

En marzo pasado, el "artillero de los mil goles" pronunció un discurso en la Cámara Baja, en el que exigió que Marin -quien también preside el comité organizador del Mundial de Brasil 2014- explicara las acusaciones según las cuales habría sido responsable del arresto y asesinato de Vladimir Herzog.

"Muchos de nosotros, los parlamentarios, así como la presidenta Dilma (Rousseff) y el conjunto de la sociedad brasileña, tenemos interés en saber si el señor José Maria Marin... mantuvo, en aquél período, algún vínculo con los organismos de represión... Y también si contribuyó con crímenes de violación de los derechos humanos en el país", enfatizó entonces.

Las denuncias sostienen que Marin -un octagenario político vinculado a la derecha- demandó "medidas" para poner fin a un supuesto sesgo opositor del noticiero de la TV Cultura al hablar ante la Asamblea Legislativa de Sao Paulo sólo dos semanas antes del arresto del periodista.

El dirigente utilizó la página oficial de la CBF en internet para defenderse de las acusaciones en su contra, que atribuye a una "repugnante campaña", cuyo objetivo sería "desestabilizar" su actuación en el comando del fútbol brasileño.

"Se trata, evidentemente, de campaña articulada y basada en mentiras, forjadas en forma inescrupulosa", afirma el texto, que acusa los detractores de Marin de utilizar "tácticas goebelianas" (una referencia al ministro de Propaganda de la Alemania nazi, Joseph Goebbels).

Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 09:33
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 09:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"