Preparan pedido de arresto preventivo para Wilson

La Justicia de Estados Unidos lo recibirá en las próximas horas. Con esto se da inicio al trámite de extradición. El venezolano que intentó ingresar al país con una valija con 800.000 dólares está acusado de intento de contrabando.

La jueza en lo penal económico Marta Novatti elabora un pedido de arresto preventivo que enviará en las próximas horas a la Justicia de los Estados Unidos para que se capture al empresario venezolano Guido Alejandro Antonini Wilson. Así lo publicó el diario La Nación en su edición de hoy.

E
se es el paso previo a la solicitud de extradición y el comienzo de un largo proceso, de acuerdo con el tratado que rige el tema entre la Argentina y los Estados Unidos. Se trata de un pedido de juez a juez, que se hace por vía diplomática, luego de que el acusado es localizado.

Eso ocurrió el jueves, según informaron ayer autoridades de los Estados Unidos y de la Argentina. Hasta ayer, sin embargo, el juzgado no había enviado el pedido de arresto de Antonini, dijeron a La Nación en la Cancillería. Esto pese a que, según informó el Ministerio del Interior, Novatti ya fue notificada de que el FBI había localizado a Antonini en Key Biscayne, Miami.

La magistrada necesita conocer el paradero del acusado para saber a qué juez debe dirigir el pedido de arresto preventivo, explicaron en tribunales. Una vez que el documento está listo se hace traducir al inglés y sólo después se envía a la Cancillería. Ayer trascendió que el pedido estaba en plena traducción.

De esta manera, el escrito pasaría luego a la embajada argentina en los Estados Unidos, que lo remite al Departamento de Estado y éste, a su vez, lo envía al Departamento de Justicia, explicaron fuentes diplomáticas. El último eslabón de esta larga cadena es un juez estadounidense.

La detención preventiva está contemplada en el artículo 11 del Tratado de Extradición firmado entre la Argentina y los Estados Unidos, aprobado en el último año del gobierno de Carlos Menem, por la ley 25.126. A partir de entonces, las órdenes de captura libradas vía Interpol no son suficientes para arrestar en forma preventiva a un acusado en los Estados Unidos, como ocurre en el resto de los países. Desde ese año, se requiere además el pedido contemplado en el artículo 11 del tratado.

Allí se detalla que la solicitud se tramita en casos de urgencia y que debe incluir siete requisitos: la descripción de la persona reclamada, el paradero, una breve descripción de los hechos en la que se detalle el momento y el lugar del delito, la mención de las leyes que se violaron, la declaración de la existencia de una orden de detención, una explicación acerca de la urgencia de la solicitud y el anticipo de que se enviará un pedido de extradición.

Cumplido ese paso, los Estados Unidos deberá informar "sin demora" si acepta o rechaza el pedido. En caso de que accediera a detener a Antonini, la justicia argentina tendría un plazo de 60 días corridos para enviar la solicitud de extradición. En caso contrario, el empresario venezolano que también tiene pasaporte norteamericano quedaría en libertad. Pero podría volver a ser arrestado en el momento en que llegara el pedido desde la Argentina.

El proceso de extradición puede llevar varios meses y hasta más de un año, pero no son pocos los conocedores del tema que destacaron una ventaja del tratado bilateral entre la Argentina y los Estados Unidos: no pone trabas a la extradición de ciudadanos con nacionalidad del país requerido. Ese es el caso específico de Antonini, con ciudadanía venezolana y estadounidense.

En la causa abierta en el juzgado de Novatti, el empresario está acusado de intento de contrabando. Fue porque el 4 de este mes quiso ingresar en la Argentina por el Aeroparque metropolitano con una valija con casi 800.000 dólares no declarados. De acuerdo con los testimonios de la causa, primero dijo que llevaba libros y papeles y, después, afirmó que sólo tenía 60.000 dólares. Luego se comprobó que mentía.

Tras tomar esas declaraciones, la fiscal María Luz Rivas pidió la captura de Antonini, el 14 de agosto. La jueza libró la orden de captura dos días después.

Dado que el delito que se imputa a Antonini es excarcelable, la jueza le había concedido primero la exención de prisión, a pedido del abogado Héctor Vidal Albarracín, que prometió que el acusado se presentaría ante una citación. Pero cuando el letrado desistió del caso y aclaró que no podía garantizar la presencia de Antonini, la jueza ordenó la captura.

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 01:51
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 01:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"