Deportes

A propósito del "Cotón" Reveco

El periodista Walter Vargas de la agencia Télam le dedica su columna de opinión al mendocino campeón del mundo.

A pesar de su exquisito boxeo, de su espléndida campaña y de sus tres campeonatos del mundo, el mendocino Juan Carlos Reveco no goza ni por asomo de la consideración que merece.

En efecto, tal parece que el hecho de pertenecer a una categoría chica, o de pelear muy cada tanto, o vaya a saberse qué, redunda en una especie de subestimación que el muchacho recibe acaso sin advertirla demasiado, acaso sin darle entidad.

Que se entienda: no es que Reveco no reciba elogios, claro que los recibe; el problema radica es que en el mapa del boxeo argentino no se lo ubica donde corresponde.


Mejor pensada la cuestión, el argumento de su escasa valoración por ser peso mosca pierde peso si contemplamos que Narváez, el gran Omar Narváez, ha desarrollado su campaña en mosca, supermosca y eventualmente en gallo.

Narváez dispone de números extraordinarios, eso no se discute, tampoco se discutirá lo más dilatado de su trayectoria y el hándicap que supone haber devenido ídolo Siglo XXI del público porteño.

Reveco no tiene demasiado que envidiar a Narváez y vaya a saber si a otros lúcidos exponentes del boxeo argentino de estos días como Sergio Maravilla Martínez y Lucas Mathysse

Sin embargo, desde el punto de vista estrictamente técnico, Reveco no tiene demasiado que envidiar a Narváez y vaya a saber si a otros lúcidos exponentes del boxeo argentino de estos días como Sergio Maravilla Martínez y Lucas Mathysse.

Se dirá, con asidero, que Martínez y Mathysse han hecho pie en la mismísima meca del boxeo: admitido.

Pero, por ejemplo, Diego Chaves, "La Joya" Chaves, tiene más repercusión que el "Cotón" Reveco aun cuando sus méritos son sensiblemente inferiores.

En fin, sea por los insondables misterios del carisma, o por lo que fuere, el pequeño guerrero de Malargüe siembra y cosecha que da gusto, y sin embargo, ahí está, si no en un segundo plano al menos en una vereda pobretona de marquesinas.

Esta misma semana consumó una gran victoria en Japón (en Kawasaki, decisión unánime a expensas de Masayuki Kuroda por el título mosca AMB), un lugar que Narváez jamás pisó en su vida, salvo para acompañar a uno de sus hermanos.

Pensemos, asimismo, que en 2009 también había ganado en México, a Francisco Rosas, y que su única derrota, en Le Cannet, Francia, hizo un gran combate y sólo cayó ante Brahim Asloum en un fallo polémico.

Boxeador de escuela, de alta escuela, dueño de una izquierda prodigiosa, picante, guapo y corajudo, Reveco todavía no cumplió 30 años; esto es, hasta donde se deduce tiene mucha historia por escribir y tal vez otra vez en Japón, donde Toshiyuki Igarasahi también reina entre los moscas, pero en la órbita del CMB.

Una última cosa: como la biografía del Cotón es todavía provisoria, habrá que esperar para situarlo en un escalafón hipotético de los campeones del mundo de la historia del boxeo argentino, pero desde ya se ha ganado constar en un pelotón de privilegio.

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 23:23
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 23:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"