Deportes

Arthur Ashe, un Mandela con raqueta

¿Cuánto vale un sello en un pasaporte? Si se trata del de Arthur Ashe para entrar en la Sudáfrica del apartheid en 1973, la cifra exacta es 3.461 dólares.

En lo intagible el valor es mayor. El documento fue uno de los cientos de artículos del primer afroamericano que ganó Wimbledon, US Open y Abierto de Australia que el miércoles se subastaron con motivo de los 20 años de su muerte para recaudar fondos para su fundación.

Ashe fue mucho más que un exitoso tenista negro en un deporte que aún hoy en día es mayoritariamente de blancos. Fue también un activista por los derechos de los afroamericanos y más tarde de la lucha contra el sida, enfermedad que contrajo por culpa de una transfusión y que en 1993 lo llevó a la muerte a los 49 años.

Ashe, jugador inteligente con un revés que ejecutaba de múltiples maneras, también alcanzó otros logros sin la raqueta.

Le interesó la política, el arte, la literatura, la música y especialmente por las causas sociales, porque Ashe tuvo dificultades para encontrar una cancha en la que jugar al tenis en los parques públicos segregados de la época. En una ocasión dijo que el principal obstáculo de su vida fue nacer negro en Estados Unidos.

Su experiencia con el racismo le hizo interesarse por el Apartheid. En su biografía ("Days of Grace"), Ashe explica que su visado para entrar en Sudáfrica había sido rechazado desde 1969. Finalmente pudo visitar el país en 1973 para jugar un torneo. Su intención era que los jóvenes vieran cómo un hombre negro libre ganaba a los jugadores blancos.

Un año después volvió y conoció a Nelson Mandela, entonces encarcelado en Robben Island. Cuando el líder sudafricano salió de prisión y le preguntaron a qué persona de Estados Unidos le gustaría ver, dijo: "¿Qué tal Arthur Ashe?".

En 1992 contrajo el sida por culpa de una transfusión sanguínea, por lo que volcó su energía en llamar la atención en la lucha contra la enfermedad y en recabar fondos, para lo que incluso dio un discurso en la asamblea general de Naciones Unidas.

Poco antes de su muerte creó la fundación que el miércoles recibió los fondos de una subasta en la que entre los objetos había cientos de trofeos, como el de Wimbledon, el US Open y la Copa Davis. También hay manuscritos de sus discursos sobre los deportistas negros, los derechos civiles y el sida.

"Creo que los deportistas debería ser conscientes de la responsabilidad que tienen en cómo percibibimos a la gente en nuestra cultura", dijo Jeanne Moutoussamy-Ashe, viuda del tenista, en una entrevista con la página web de la Federación de Tenis de Estados Unidos.

"Hoy los deportistas son estrellas de rock con una gran poder y una plataforma, ahí hay una responsabilidad", agregó Moutoussamy-Ashe, que reclama más implicación fuera de las canchas, que los atletas sean más que ganadores y perdedores.

Opiniones (0)
19 de febrero de 2018 | 22:03
1
ERROR
19 de febrero de 2018 | 22:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve