Deportes

La emoción de Berlocq tras obtener el primer punto

El argentino venció en un partidazo al alemán Kohlschreiber quien tuvo que abandonar por molestias físicas.

El chascomusense Carlos Berlocq exteriorizó hoy su felicidad por la victoria obtenida frente a Philipp Kohlschreiber en el primer punto de la serie de Copa Davis entre Argentina y Alemania, a la que catalogó como "la más importante" de su vida.

"Fue un partido impresionante, todavía no caigo, fue la victoria más importante de mi vida, con un tremendo jugador. Estoy feliz, disfrutando, pero consciente de que no se ganó nada todavía y con el equipo queremos los tres puntos para estar en cuartos de final", fueron las primeras palabras de "Charly".

La satisfacción por el triunfo, provocada por el abandono de su rival tras sufrir una lesión muscular, ocultó el cansancio de haber luchado durante casi cuatro horas bajo un calor sofocante.

A dos días de cumplir 30 años, Berlocq recibió el mejor regalo de su carrera, que lo tuvo como un luchador y remador de adversidades, y que lo depositó en el equipo de Copa Davis por primera vez recién hace cinco meses, en la derrota como local frente a República Checa, donde él perdió el dobles con Eduardo Schwank y el definitivo cuarto punto -por la baja de Juan Martín Del Potro- ante Tomas Berdych.

"Con Checa fue un sueño escuchar mi nombre de toda esa multitud, fue un recuerdo que lo tengo adentro y nunca lo voy a olvidar. Quería la revancha, desde ese momento se me cruzaba poder tenerla. Cuando terminó el partido no lo podía creer que había sido el ganador, desde que terminó Australia lo único que tuve en mi cabeza fue Kohlschreiber y Mayer", admitió.


En ese sentido, el chascomusense reveló que durante el primer Grand Slam de la temporada hizo un trabajo de inteligencia sobre sus rivales, yendo a verlos en vivo o bien mirando videos.

"Los fui a ver en el torneo, miré videos, trabajé mucho para esto. Cuando una busca la perfección trata de estar en todos los detalles, creo que el que más fe me tenía era yo. Adentro mío sabía que se podía, pero también estaba el hecho de que había que demostrarlo", explicó en conferencia de prensa.

Para analizar el partido, Berlocq se centró en los últimos tres games en los que pasó de todo, porque pasó de casi quedar triple break point en contra a estar en una situación favorable con la lesión de Kohlschreiber, que aún en una pierna logró ganar su servicio.

"Fue una situación realmente muy dura, muy difícil, que uno no se lo imagina. De repente lo vi con el médico y yo sacando 15-30, me entraron muchas sensaciones raras, sabía que el partido estaba al alcance, pero venía con una adrenalina que al pararse el partido me bajó y me desconcentré mucho", indicó.

Y agregó: "Pero después lo manejé bastante bien, creo que tuve suerte que él no podía moverse, en el 5-4 fui bastante agresivo y lo pude cerrar".

Pero ese momento en el que Kohlschreiber subió a la red para atacar el drop mal ejecutado por Berlocq no estaba previsto en el plan de juego diseñado con el capitán argentino Martín Jaite.

"En ese momento medio había agachado la cabeza, había jugado dos puntos muy mal, el drop estuvo muy mal jugado, pero en el momento que lo erró sentí que el partido era mío. Fue muy gracioso porque Martín me pedía que no tire drops y después tiré como cinco y justo lamentablemente se lesionó. Al final del partido Martín me dijo que fue una buena decisión... a veces hay que tener un poquito de suerte", respondió ante una consulta de Noticias Argetinas.


Berlocq resumió que después de un arranque fallido, donde estuvo "tenso y no era agresivo", a partir de la mitad del segundo set empezó a "jugar de otra manera" y el apoyo del público fue vital.

Esa misma hinchada fiel, acompañado por la familia del tenista, fueron los que comenzaron con los gritos de "Gladiador", que se remite a las horas que usa de entrenamiento el oriundo de Chascomús y también a que su película favorita es la protagonizada por Russel Crowe.

"Es muy lindo cuando me gritan gladiador, me lo dice mi familia hace muchísimos años, porque realmente le meto muchas horas a esto y me cargan por eso, pero es mi trabajo", señaló.

Por último, se refirió al festejo que lo mostró rompiendo con sus manos la remera, imitando al número uno del mundo Novak Djokovic, ante cada victoria importante.

"Fue a lo Novak, pero me parece que me faltan ganar unos partidos para ser como él. Me gusta ese festejo, creo que (Nicolas) Kiefer también lo hacía. No me acuerdo haberme roto la remera en algún festejo, quizás alguna vez fue de bronca, pero sentí que había ganado la batalla, como que todas las horas que metí en la pretemporada sirvieron. Me agrandé un poco", concluyó entre risas y con la satisfacción de la victoria.

Opiniones (0)
20 de febrero de 2018 | 09:12
1
ERROR
20 de febrero de 2018 | 09:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve