Deportes

Berlocq le dio el primer punto a la Argentina

El tenista argentino batalló durante más de 4 horas para vencer al alemán Kohlschreiber en el primer punto de la serie que se disputa en el Parque Roca.



En un partido con todos los condimentos de una Copa Davis, Carlos Berlocq sumó el primer punto para la Argentina frente a Alemania, luego de que su rival Philipp Kohlschreiber se retiró por lesión en el final del quinto set.

Luego de más de cuatro horas de juego bajo un calor insoportable, Berlocq se impuso con parciales de 3-6, 7-5, 2-6, 6-4, 4-5 y abandono, para sumar la victoria más importante de su carrera.

Más allá de la lesión del alemán, fue mérito de Berlocq haber batallado palmo a palmo frente al número 19 del mundo y, con el cansancio que acumuló, haber provocado el problema en el isquiotibial izquierdo, que finalmente sacó del partido a Kohlschreiber, cuando el argentino sacaba 40-0 y 4-5 en el último set.

Con el primer punto en el bolsillo y la lesión de Kohlschreiber a cuestas -quien en principio iba a jugar los tres días-, el camino en esta serie que tenía pronóstico reservado en la previa empieza a despejarse para la Argentina.

A continuación, Juan Mónaco, número uno albiceleste ante la ausencia de Juan Martín Del Potro, enfrentará a Florian Mayer en el segundo partido del duelo que se disputa en el estadio Mary Terán de Weiss.

De arranque nomás en el partido, el alemán sacó ventaja luego de quebrar el saque de "Charly" en el primer game.

Con un juego sólido desde el fondo de la cancha y acelerando la pelota en los momentos en los que tuvo la iniciativa, el número 19 del mundo manejó la diferencia y volvió a quedarse con el saque del argentino en el noveno game, para cerrar por 6-3 la primera manga.


En el segundo set, la efectividad de Kohlschreiber bajó notablemente y Berlocq no desaprovechó la chance de entrar en esa ventana que se había abierto en el juego.

Quebró en el undécimo game y mantuvo con solvencia para poner un empate que sorprendía por cómo se había dado el desarrollo del juego hasta ese momento.

Berlocq trató de presionar al alemán para evitar que vuelva a tomar el control del partido, aunque eso se transformó en un desarrollo más abierto, con demasiadas chances de quiebre de uno y otro lado.

Ahí, la mayor experiencia y técnica de "Kohli" inclinaron la balanza. El alemán concretó tres de las ocho oportunidades de quiebre que tuvo en el parcial -en el segundo, sexto y octavo game-, mientras que el chascomusense sólo pudo ganar el servicio de su rival en el quinto, pero siempre terminó corriendo de atrás.

La paridad volvió en la cuarta manga. En realidad cada uno creció en su juego, Berlocq se hizo fuerte en el ataque, se adelantó unos pasos en el court, mientras que Kohlschreiber profundizó sus tiros palnos desde el fondo de la cancha.

Decidido a que no se le escape el punto, Berlocq apuró en el momento en que el alemán, fastidiado por algún que otro grito de la hinchada argentina y contrariado por fallos arbitrales dudosos -para él-, empezó a irse del partido.

El chascomusense no lo desaprovechó, encontró los flejes y consiguió un quiebre vital en el séptimo game de ese cuarto set.

La incertidumbre desembarcó sobre los hinchas cuando el argentino dejó escapar cuatro set points en el noveno game, pero la solvencia de su saque devolvieron la confianza y la esperanza de dar el batacazo en el último set.

Aunque todavía restaba saber cómo iba a reaccionar en una definición de este estilo Berlocq, que sólo una vez en toda su carrera había jugado un quinto set (Wimbledon 2011, derrota con el eslovaco Karol Beck 6-4, 6-7(6), 6-4, 2-6, 4-6).

En el tercer game de esa manga final Berlocq tuvo la oportunidad de romper el servicio del alemán, pero la desperdició y después tuvo que salvar una de su rival sobre su saque en el siguiente juego.



Hasta que llegó el click del encuentro: el tablero marcaba 3-4 para Berlocq, que sacaba 0-30 y con la presión a cuestas.

El chascomusense intentó un drop que ejecutó mal, el alemán llegó cómodo a golpear sobre la red, pero al resbalar en el polvo de ladrillo sintió un tirón en el isquiotibial izquierdo y eso provocó que el toque se le vaya largo.

Inmediatamente se quedó tomando la pierna con la mano, miró a su capitán Carsten Arriens y decidió ser atendido por los médicos.

Volvió al court, Berlocq ganó ese game pero inexplicablmente, pese a que Kohlschreiber sacaba sin esforzarse, el alemán mantuvo su servicio y quedó 5-4.

Sin embargo, en el siguiente game y con Berlocq sacando 40-0, decidió retirarse, quizás para no agravar la lesión ya que estaba estipulado que juegue los tres días, o también por pensar en los futuros torneos.

Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 08:47
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 08:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"