Te presentamos un banco en donde la palabra es la única garantía

En estos tiempos en donde la palabra carece de valor, el Banco de la Buena Fe ó más conocido como “Banco de los Pobres” es realmente un ejemplo de confianza y oportunidades laborales. Esta organización financia proyectos productivos otorgando pequeños créditos a emprendedores que empeñan su palabra a modo de garantía. En San Rafael ya se han entregado más de quinientos mil pesos en cinco años y la demanda es cada vez mayor.

Tal vez la única manera de combatir efectivamente la pobreza sea actuando familia por familia por eso Muhammad Yunus, director y fundador del Grameen Bank de Bangladesh e inventor de los microcréditos, inició en la década del 80 el Banco popular de la Buena Fé más conocido como el “Banco de los pobres”.  "La pobreza no es obra de los pobres, sino del sistema que hemos creado alrededor de ellos. Tenemos que volver al principio y enterarnos de cuáles son las instituciones que los rechazan: ésa es la parte importante" aseguró Yunus en una entrevista

Con estas premisas se trabaja en el Banco de Buena Fe que ha extendido sus créditos  ciento de países en todo el mundo. En nuestra ciudad los créditos otorgados a través de este banco funcionan de maravilla y en cinco años ya se han entregado más de 500 mil pesos a pequeños emprendedores.

Cada proyecto a financiar es individual pero el aval se genera entre el grupo (no puede ser mixto) que debe ser conformado por cinco personas, cada una de ellos funciona como garantía del otro, es decir como una cadena de confianza. No se firman papeles y no hay requisitos para acceder al crédito sino que lo que vale en este caso es la “palabra empeñada” como nos dijo Alberto Abur, tesorero de la filial que funciona en nuestra ciudad.

Hace cinco años que el programa funciona en San Rafael, está a cargo de un grupo de diez personas que dependen del ministerio de Desarrollo Social de la Nación bajo la órbita de Alicia Kirchner, quien impulsó los créditos en Argetina.

“Estamos trabajando en dos mini bancos, debido a la gran demanda que tenemos incluso no podemos cubrir todas las necesidades, lamentablemente son muchos los proyectos que se presentan por eso trabajamos con un banco en la Unión Vecinal de Colonia Iaccarini y otro en ciudad. En este momento entregamos 1.500 pesos a cada proyecto y cuando comenzamos (2008) entregábamos 500 pesos” recuerda Aburto.

El Banco funciona con garantías solidarias entre las mismas personas del grupo que se responsabilizan de que todos cumplan y para sorpresa de mucho en estos tiempos en donde la palabra carece de valor, la respuesta de la los emprendedores es excelente, podría decirse que casi el 90 por ciento devuelve el crédito a través de 30 cuotas y deben abonarse por semana.

“Es un orgullo para nosotros poder ver cómos e concretan los proyectos, incluso tenemos gente que pidió hasta tres re-créditos y se abrió, no necesita más del banquito y ahora tiene su propia empresa, hemos financiados más de 250 proyectos de variada índole” contó el tesorero.

Tal es el caso de un emprendedor que solicitó ayuda para la elaboración de dulce de leche y luego de varios re-créditos logró crear su propia empresa y actualmente comercializa sus productos en Buenos Aires. “Una joven mujer se acercó para su emprendimiento de artesanías en madera le está yendo bárbaro, comenzó comprando fibro fácil y hasta ya tiene cinco máquinas con las que fabrica cajitas, portarretratos, bandejas y muchas cosas más” aseguró Alberto quien está al frente el Banco desde un principio.

Emprendimientos

Los emprendimientos en distritos van desde criaderos de pollos, cerdos o conejos hasta la fabricación de escobas o cultivo de pasturas en cambio en ciudad la gentes e inclina más para comenzar con la venta de perfumes, ropa y calzado. Los proyectos se ejecutan en 8 meses prácticamente por lo que el trato semanal hace que se conforme una gran familia entre los beneficiarios donde además comparten reuniones y mateadas.

“Cada proyecto que se arma es para nosotros  un orgullo porque la gente ha sabido entender cuánto se ayudan entre ellos. Nosotros hacemos reuniones, son siete obligatorias y ahí se entiende el valor de la palabra, hay confianza y muchas ganas de salir adelante y progresar a través de un trabajo digno” afirmó Clotilde “Peti” Morales. Promotora del Banco y presidente de la Unión Vecinas de Colonia Iaccarini.

Más de 60 grupos (cada uno de 5 personas) han sido financiados por el Banco de los Pobres, es decir que por lo menos 300 personas concretaron su proyecto a través de la confianza depositada en el otro. Esto demuestra que la palabra empreñada para muchas personas sí tiene valor.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 05:05
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 05:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"