Ante la Presidenta, un grupo de intendentes pidió la re-reelección

Pereyra (Florencio Varela), Espinoza (La Matanza) y Othacehé (Merlo) encabezaron el reclamo; ella evitó responderles, en un acto en el que prometió obras.

Ella se quedó mirándolo, tiesa. Había permitido, en un hecho sin precedente, que la prensa presenciara su reunión con los intendentes del conurbano cuando Julio Pereyra, jefe comunal de Florencio Varela, se despachó: "Quisiera que nos permita abrir una discusión. Sueño con que usted siga", le dedicó, en un explícito pedido para avanzar con la re-reelección.

Cristina Kirchner ni pestañeó. Se tapó media cara con las manos. Nunca sonrió. "Este país merece que usted continúe", insistió Pereyra, y todos comenzaron a aplaudir.

Con pedidos para habilitar la continuidad de la Presidenta, un grupo de 35 intendentes de la primera y la tercera sección electoral de la provincia de Buenos Aires se reunió ayer casi dos horas con la jefa del Estado para presentar el plan de obra pública destinado a la campaña de 2013.

Pereyra no fue el único. Los tres jefes comunales que hablaron durante la audiencia le pidieron a Cristina Kirchner "un esfuerzo" para continuar. El más descortés fue el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, que se enredó en un juego de palabras. "Deseo que pueda vivir los últimos años que le quedan de vida feliz", arrancó, intentando explicar la contradicción que le generaba querer que la Presidenta continúe por otro mandato con la necesidad de descanso que toda persona necesita. Pero se equivocó y apenas ella lo escuchó hizo cuernitos con la mano derecha. Él se rió y retomó. "Se me contrapone lo que siento cuando camino La Matanza. El pueblo quiere que sea la persona más feliz de la Argentina, pero también que usted tiene que conducir este equipo", le reclamó. Cerró tuteándola. "La Matanza va a estar en la línea de fuego para que vos seas lo que decidas ser".

Minutos antes se había sumado al clamor el intendente de Merlo, Raúl Othacehé. "Aunque le cueste, siga adelante. El egoísmo de algunas corporaciones no podrá contra usted", se despachó, y pidió la "plena vigencia" de la ley de medios.

Fueron los únicos tres intendentes que tomaron la palabra ayer en la colmada reunión. La excepción que esta vez hizo la Presidenta para que la prensa presenciara la reunión, que iba a ser reservada, se debió a los más de 60 medios de cada municipio que el ministro de Planificación, Julio De Vido, autor del proyecto de obra para 2013, había invitado.

Cuando le tocó hablar, Cristina evitó recoger el guante de la reforma constitucional. Ni una palabra. Dijo sentirse "peronista", en el Día de la Lealtad, criticó a algunos medios por la cobertura de las elecciones en Venezuela -"tenían una desazón incomprensible", apuntó- y agregó que cuanto más la criticaban más se desafiaba a sí misma.

Otro que ni se inmutó con los pedidos de reelección fue el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, presente en el encuentro más bien como una formalidad que como partícipe en las decisiones. La Presidenta decidió lanzar un nuevo plan destinado a pequeñas obras directamente con los intendentes, sin la intermediación del gobernador. No en vano ayer le cambiaron el nombre al plan y quitaron la consigna "Más provincia", que constaba en la idea original, y la reemplazaron por "Más cerca. Más Municipio. Más País. Más Patria".

El total de fondos que la Casa Rosada destinará al conurbano, donde se juega el proyecto de continuidad, es de unos 12.000 millones de pesos. Entre la primera y la tercera sección electoral, cuyos representantes estuvieron ayer con Cristina, se invertirán 8769 millones.

De Vido, a cargo de la presentación, dejó bien en claro que las obras deberán estar listas para las elecciones. "El que más haga más [fondos] se lleva", presionó.

En la mesa central, se podía ver la foto de los posibles candidatos a encabezar la lista de diputados por la provincia el año próximo, competidores entre sí. Desde la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, hasta el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, o el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se sentaron junto a la Presidenta.

Ayer, uno de los que reabrieron el debate por la continuidad de Cristina fue el diputado y líder de La Cámpora Andrés Larroque, que pidió que se "eternicen" las políticas del Gobierno, aunque aclaró que no estaban trabajando en una reforma constitucional. Apenas unas horas después, sus palabras se quedaron muy atrás de los deseos de los intendentes. Fueron por más..
Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 05:01
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 05:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"