Rechazo a la reforma de la Constitución de Mendoza en el Congreso radical

El partido tuvo su momento "íntimo" en Rivadavia donde se impuso la tendencia del "no" a la idea oficial de reformar la Carta Magna local. Se produjo una catarsis que expresó el sentimiento mayoritario. A cambio plantearon el desafío al gobernador para que avance en la reforma política. por MDZ Política

El radicalismo tuvo su Congreso en Rivadavia, donde se pronunció en contra de las reformas de las constituciones Nacional y Provincial que encubren la re-reelección de Cristina Fernández, que se oculta detrás de una serie de argumentaciones “falaces, hipócritas y peligrosas”, de la misma manera que sucede en Mendoza con el proyecto de Francisco Pérez.
 
El asunto que era de vital importancia para el peronismo terminó por definir la posición de los sectores internos de la UCR local sobre el mismo tópico que el gobernador había instalado la semana pasada logrando instalar la reforma constitucional como eje de este momento de su gestión.
 
En contrapartida a su rechazo el radicalismo "ratificó la vocación de avanzar sobre el desdoblamiento de las elecciones, la boleta única y el financiamiento de los partidos políticos y las campañas electorales. Ante esto, los radicales sostuvieron que en las distintas gestiones de su partido (Felipe Llaver, Roberto Iglesias y Julio Cobos) existía un contexto de confianza y armonía social que hoy no se presenta, además esos mandatarios se excluyeron en su momento de cualquier tipo de reelección".

"De aprobarse estas leyes se logrará que no existan más las listas sábanas y el consiguiente enganche de candidatos desconocidos de dudosa capacidad, garantizando que los candidatos provinciales sean elegidos por sus propias capacidades y no por ir arrastrados entre los cargos nacionales", dijeron los radicales. Además, resaltaron que "serán más transparentes los fondos que se utilizan en las campañas electorales, superando la financiación privada de la política y sus compromisos subyacentes, implementando una financiación estatal e igualitaria para todas las fuerzas".

Del documento votado por mayoría se desprende que "la idea de eternizarse en el poder se inserta en un modelo cada vez más autoritario que promueve el adoctrinamiento en las escuelas, la utilización de los fondos de los jubilados para otros fines, el encubrimiento de funcionarios y jueces corruptos, la mentira como sistema permanente para ocultar el deterioro salarial y la inflación, la utilización indiscriminada de cadenas nacionales para difundir esas mentiras y agredir a la oposición y a la ciudadanía en general". Y se agregó: "La intención de monopolizar los medios de comunicación, el avance sobre la auditoría general de la Nación, entre muchas cosas más, muestran la clara intención de lograr una hegemonía política personalista que abusa del poder".

También se dijo que Mendoza "ha perdido todo tipo de libertad y autonomía económica, sin protestar se ha alineado al centralismo que impone el Gobierno Nacional, hasta el punto de rechazar el justo reclamo judicial por el 15 por ciento de la retención de la coparticipación, que impulsó nuestro partido en la Legislatura Provincial y firmó sin reparos un convenio donde se pierden el control y el uso de nuestras reservas petroleras".

Se remarcó que hace 5 años Mendoza perdió el superávit fiscal que en las administraciones radicales desde el 2003 había conseguido, y el déficit acumulado 2008-2012 alcanza los 3.500 millones, lo que obliga al gobierno a endeudarse a tasas superiores al 24 por ciento.
 
Y como contrapartida, en el documento se hizo hincapié en que las demandas de la sociedad están centradas en la crítica situación de la salud pública; una política de vivienda que sólo existe en el relato o en el "clientelismo de dudosas organizaciones sociales"; el retroceso en los indicadores de la educación pública y la nula inversión en infraestructura. ç
 
A esto se le sumó la falta de política y gestión en seguridad: "Todo esto nos pone en un escenario donde la ciudadanía tiene numerosas prioridades antes que discutir una reforma de la Constitución Provincial".

Del Congreso participaron 226 congresales titulares y 114 suplentes. Además, estuvieron presentes el presidente del Comité Provincia, Alfredo Cornejo, quien abrió la jornada, junto al anfitrión, el intendente de Rivadavia, Ricardo Manzur. Además, tuvieron presentes los ex gobernadores Roberto Iglesias y Julio Cobos; el intendente de Capital, Víctor Fayad; legisladores nacionales (Ernesto Sanz, Laura Montero, Mariana Jury, Enrique Vaquié, Jorge Abarracín) senadores y diputados provinciales y concejales de toda la provincia.

Fuente: MDZ
Opiniones (0)
17 de junio de 2018 | 19:32
1
ERROR
17 de junio de 2018 | 19:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"