El destape de una azafata de "A todo o nada"

Barby Franco realizó una producción hot para una revista.

A poco de cumplir sus 22 años, la modelo Barby Franco ya se adelantó el regalo de cumpleaños: un Fiat 500. "Es el obsequio más importante que me pude hacer desde que salí de barrio", dijo la azafata de "A todo o nada" en relación a su crianza en la Villa 21 de Barracas.

Es que Barby creció en un barrio muy humilde, del aún conserva sus raíces y lo visita cerca de 3 veces por semana.

"Es mi cable a tierra, si no voy ahí, me muero. El otro día pasé y me clavé tres platos de locro, hacía mucho que no comía nada tan pesado y terminé en el sanatorio de la Trinidad con Duodecadrón", afirmó a Paparazzi.

 Hoy, reparte sus días entre su mundo televisivo junto a Guido Kaczka, sus conocidos y su gente de toda la vida, con quienes cada, tanto, se juntan a recordar viejas épocas.


"Ahora que vienen los días de calor, paramos en una placita que hay ahí y tomamos a morir", confesó, aunque hizo un parántesis con las drogas: "Nunca probé pero respeto a la gente que lo hace porque debe ser para salir de algún problema".

Lo cierto que ahora Barby dijo estar enamorada de su auto, y no hay espacio para nadie más, ni siquiera para un tenista que la está rondando…


"Por ahora seguimos hablando por mensajito, pero mi corazón está cerrado".
Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 05:33
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 05:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"