Amenazas y presiones del Gobierno

El ministro Julio Alak dijo que hay una "maniobra que apunta a tener en suspenso el artículo 161". Fue luego de que no lograran imponer a la candidata oficialista María Lorena Gagliardi como jueza y de que la Corte Suprema avalara el nombramiento del magistrado subrogante que está a cargo de definir sobre esa norma. "Estoy acá por la designación irregular del doctor Tettamanti y por el bloqueo que hicieron Recondo y otros miembros a la designación constitucional de un juez de la Nación" dijo.

El ministro de Justicia, Julio Alak, advirtió hoy sobre una "maniobra que apunta a tener en suspenso el artículo 161 de la Ley de Medios". Dijo que el nombramiento del juez subrogante, Raúl Tettamanti, momentáneamente a cargo del juzgado que debe definir sobre esa norma, es "irregular" y apuntó a un supuesto "bloqueo" en el Consejo de la Magistratura para designar a un magistrado definitivo en ese tribunal.

Con estas declaraciones, Alak le pegó a la Justicia, ofuscado y molesto, luego de que no lograran imponer a candidata oficialista María Lorena Gagliardi y de que la Corte Suprema avalara el nombramiento de Tettamanti.

El ministro habló de una "maniobra en dos frentes", en la Cámara en lo Civil y Comercial y en el propio Consejo de la Magistratura. La "maniobra" de Recondo sobre Tettamanti se completó, según Alak, con cuatro irregularidades: "no es juez natural; fue designado por la Cámara, pero no por todos sus miembros sino por sólo dos, uno de los cuales es Recondo; el sorteo no fue por medios informáticos sino manual y el juez designado no puede tener como secretaria a la esposa de su hijo". Sin embargo, el martes pasado, la Corte Suprema de Justicia avaló la designación de Tettamanti.

Alak admitió que el Gobierno no envió al Senado la lista de conjueces porque "apostó a que el Consejo de la Magistratura cumpliera acabadamente con su labor" de nombrar los magistrados. El ministro justificó que el Gobierno "optó por no recurrir" a ese mecanismo y privilegió el procedimiento de selección de jueces definitivos. "Nadie imaginaba que iba a pasar lo que pasó con las irregularidades en la Cámara Civil y Comercial Federal", completó.

El kirchnerismo fracasó anoche, por segunda vez, en su intento de aprobar el polémico concurso de candidatos para ocupar cinco juzgados vacantes en el fuero en lo Civil y Comercial federal, en uno de los cuales está radicada la causa por la ley de medios. Los representantes del oficialismo no reunieron el número necesario para garantizarse una votación exitosa en sesión plenaria y los consejeros no alineados con el kirchnerismo literalmente se atrincheraron en el salón "Lino Palacio", dispuestos a quedarse hasta la medianoche para evitar una sesión de la que únicamente participara el bloque mayoritario. Finalmente, a las 21, el presidente del organismo, Manuel Urriza, anunció por nota que el plenario pasaba para el jueves que viene.

Los consejeros no kirchneristas aducen, entre otras objeciones, que la sexta candidata de la lista de la terna ampliada, María Lorena Gagliardi, no reúne los requisitos para el cargo porque se le aumentó el puntaje dos veces en el trámite del concurso para ascender del 15° al 6° lugar. La mujer es funcionaria del ONABE, organismo que depende del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. Y su padre es dirigente kirchnerista de Río Negro.

El bloque opositor plantea directamente devolver todo el concurso a comisión para que allí se defina si se hace de nuevo o si se dan por válidas sólo algunas partes, justamente en las que se recalificaron las puntuaciones de los candidatos.

En la conferencia de prensa que brindó en la sede del Consejo de la Magistratura, Alak estuvo secundado por Hernán Ordiales, representante del Ejecutivo, y el consejero y senador nacional del Frente para la Victoria, Marcelo Fuentes, quién denunció al grupo Clarín por "maniobras de gravedad institucional inusitada", por pretender "imponer a los partidos políticos de la oposición su propia agenda".

"Los jueces de la Constitución Nacional no pueden ser puestos por el Juzgado pero sí por un testaferro del grupo Clarín", agregó Fuentes. Y calificó al "grupo minoritario" como una "banda de cuentapropistas", "testaferros de Clarín", quienes actuaron -según denunció- a instancias del CEO del grupo, Héctor Magnetto "y no con libertad de conciencia".

Ordiales por su parte, sostuvo que el "grupo minoritario", responde política e ideológicamente "a la Unión Cívica Radical y al PRO".
Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:28
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"