Tecnología: El mundo del futuro

¿Quiere asomarse al mundo del futuro? Entonces dé un paseo por las calles y los laboratorios ultramodernos de Japón. El desarrollo de la tecnología y elementos realmente modernos lo sorprenderán tan sólo al tomar un taxi.

Estoy en la sala de exhibición de INAX, en el distrito de Ginza, en Tokio, adonde he venido en busca del futuro. Kiwako, mi joven y sonriente guía, me muestra las últimas innovaciones para la cocina y el baño. Hay piletas con iluminación integrada y llaves de agua con control automático; barras de cocina que también funcionan como bocinas estereofónicas, y azulejos de baño que absorben los malos olores.

Todo me parece muy interesante, pero viajé hasta aquí para ver otra cosa. Por fin, Kiwako me lleva a un pequeño cuarto. Allí, en un rincón tenuemente iluminado, se encuentra el inodoro musical.

Japón es indiscutiblemente el país de la alta tecnología, un lugar donde máquinas y aparatos son una auténtica atracción turística. Olvídese de la Disneylandia de Tokio; aquí se divierte mucho más recorriendo las calles y viendo toda clase de juguetes: puertas de taxi que se abren automáticamente, bandas transportadoras en estacionamientos que guardan los vehículos como platos en una alacena, escaleras mecánicas parlantes...

Los negocios están llenos de los artefactos más sofisticados, desconocidos aún en gran parte del resto del mundo. Muchos de ellos jamás llegarán a exportarse; otros, como los nuevos teléfonos celulares, videograbadoras, televisores y computadoras portátiles, permiten vislumbrar lo que pronto será común.
Y todavía nos falta ver mucho más.

Los investigadores japoneses están desarrollando productos que podrían mejorar significativamente nuestra forma de vivir.

Pues bien, volvamos al inodoro musical. El Satis D-318SU, como se conoce oficialmente, es una maravilla autom ática que toca música, alza la tapa, calienta el asiento, lava, seca, da masaje, ilumina la taza, extrae los olores y entibia piernas y pies.

Cuando, por medio de sensores, detecta la llegada de un usuario, levanta la tapa y empieza a tocar música. Usted puede programarlo con sus canciones predilectas, u optar por los relajantes sonidos de la naturaleza. Elija lo que elija, le costará hasta 325.000 yenes (unos 2.700 dólares).

Tal vez el resto del planeta no esté listo para esta combinación de inodoro y sistema de entretenimiento, así que, lamentablemente, es probable que el inodoro musical caiga en la categoría de las innovaciones que siempre serán exclusivas de los japoneses. Otras, en cambio, tienen un potencial de alcance mundial.

Muchas innovaciones japonesas se inspiran en las necesidades de consumidores que viven en departamentos más chicos que un estuche de maquillaje. Por ejemplo, el Sharp QW-SC1, un minilavavajillas que se coloca sobre una barra de cocina y está diseñado para lavar los platos después de una o dos comidas. Mide apenas 46 centímetros de altura.

 

 

Encontrar espacio en casa para un horno convencional también plantea un problema. Varias empresas japonesas fabrican aparatos pequeños que funcionan como hornos de microondas y a la vez como hornos de convección ordinarios.

 

En el otro extremo, Sharp presentó recientemente lo que anuncia como el televisor con pantalla de cristal líquido (LCD) más grande del mundo, que mide 1,34 por 2,39 metros. Probablemente sea más grande que algunos hogares japoneses.


 

 

Fuente: Reader’s Digest

 

Opiniones (0)
22 de febrero de 2018 | 20:58
1
ERROR
22 de febrero de 2018 | 20:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve