Malhumor y bromas irónicas entre los universitarios de La Matanza

La frase de la Presidenta en Harvard enojó a los estudiantes, que se sintieron desprestigiados.

No fue por liderar el QS World University Rankings que publica la agencia británica Quacquarelli Symonds. Ni fueron el porcentaje de graduados ni los promedios los que protagonizaron la discusión. La frase que la presidenta Cristina Kirchner lanzó anteayer en Harvard ubicó a la Universidad Nacional de La Matanza en el eje de una inesperada polémica.

Todo comenzó anteanoche, cuando un alumno de la universidad estadounidense dijo sentirse "privilegiado" por hacerle una pregunta a la Presidenta, y ella le contestó: "Chicos, estamos en Harvard... Por favor, esas cosas son para La Matanza, no para Harvard".

Sin ninguna duda, la polémica frase, y todo su abanico de posibles lecturas, fue el tema del día en los pasillos y las aulas de la casa de estudios situada en San Justo, en el oeste bonaerense. Fue tema de discusión entre los estudiantes y generó no pocas cargadas. La respuesta burlona a casi cualquier crítica era: "Y bueh... esto no es Harvard".

LA NACION recorrió ayer la universidad para medir el humor de los estudiantes ante la frase de la Presidenta. Sin enojos, aunque con caras serias, los jóvenes coincidieron en que la comparación desprestigiaba a su universidad. El propio rector, Daniel Martínez, se mostró "muy dolido" por la frase de la Presidenta.

"Desprestigió a la universidad y es quien nos gobierna, no sé qué quiso hacer", opinó Cristian, de 19 años, que está en primer año de Derecho. "Lo que importa no es la universidad, sino cómo es el que estudia, si le gusta la carrera, si es responsable. Si ella hubiera estudiado acá, seguro que sería la exitosa abogada que dijo ser", ironizó Ariel, de 21, estudiante de tercer año de Derecho.

La conversación de ambos jóvenes con LA NACION rápidamente convocó a más chicos al debate. Quedaba claro que era el tema del momento. "A mí me cayó bárbaro", aseguró un joven que se dio media vuelta y se fue antes de contestar por qué. "Él es ultra-K", explicaron. "Algunos toman la frase literalmente y dicen que habló del partido, no de la universidad", aclararon.

"Siempre nos terminan discriminando a los más pobres. Ella tiende a discriminar. Harvard no es La Matanza, eso es obvio, pero eso no significa que seamos mejores ni peores", lamentó Carolina Montes, de 35 años, que asiste al curso de ingreso para Nutrición. "Vivo en González Catán y vivo la discriminación. Esa frase la dijo en forma inconsciente, pero es lo que piensa", agregó.

"En el rol de Presidenta no se puede expresar así. Es una figura social. ¿La verdad? Me cayó mal", dijo Federico Dougaruc, que cursa el cuarto año de Educación Física.

"Fue con desprecio", aseguró Jorge, estudiante del último año de Administración de Empresas. "Ahí cambié de canal. Es impulsiva y habla de más", agregó. Pero prefirió omitir su apellido. "No quiero problemas. hay mucho fanático fundamentalista", dijo otro joven que corrió a la cronista después de conversar con ella para pedir que no publicara su nombre.

Camila Cuesta y Eugenia Paz son compañeras del secundario y están en el curso de ingreso. La primera para recibirse de contadora, y la segunda, de abogada. "Me parece desastroso lo que dijo. Todos hablan del mismo tema, acá y en el colegio. Espero que lo haya dicho sin pensar", aseguró Camila. "Desubicada es poco... Desprestigió en un segundo a los que venimos acá sin conocernos", se quejó Eugenia.

"Decir eso de una universidad que recién ahora se está dando a conocer, con buena oferta de nuevas carreras, es terrible. Nos deja muy mal parados", consideró Daiana Flamenco, de tercer año de Comercio Internacional, frente a la Biblioteca.

La Universidad Nacional de La Matanza cumple hoy, en coincidencia con la polémica, 23 años. Fue creada en 1989 al sancionar el Senado la ley 23.748. En un predio de 40 hectáreas se construyeron cientos de aulas, laboratorios, un gimnasio, una pileta semiolímpica y un campo deportivo. Se ofrecen más de 40 carreras de grado, posgrado y maestrías que cursan cerca de 41.000 alumnos.

Horas después de pronunciar la frase que irritó a los estudiantes, la Presidenta intentó diluir el efecto de sus palabras y escribió en su cuenta de Twitter: "Ayer en Harvard me acordé mucho de ustedes. Cuando conozco otros lugares en vivo y en directo, cada vez los quiero más...". El tiempo dirá si su gesto de "cariño cibernético" alcanza para calmar el enojo de los estudiantes.
El intendente puso la cara para defender a su "jefa"

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, puso la cara, en una rueda de prensa, para defender a Cristina Kirchner. Sin criticar al rector de la universidad de su distrito, Daniel Martínez, acusó a los medios de comunicación de distorsionar las palabras de la Presidenta.

Espinoza interpretó que los dichos de la Presidenta sobre La Matanza y su universidad en Harvard fueron en "tono irónico". Para él, esta polémica es "un nuevo ataque a la Presidenta".

"Fue una frase desafortunada, no le encuentro otra explicación", había afirmado el rector en la radio. "Genera dolor en toda la comunidad", dijo.

Para el intendente, la interpretación de Martínez "fue errónea porque capaz se dejó llevar por la película virtual de algunos medios". Evitó denunciarlo, como sí hicieron otros referentes del kirchnerismo.

Espinoza fue uno de los primeros dirigentes oficialistas que respaldó en público la idea de que Cristina Kirchner sea reelegida por segunda vez, previo cambio constitucional. Ayer le tocó dar otra prueba de lealtad.
Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 12:46
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 12:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"