En un siglo creció 27 años la esperanza de vida en el país

La Humanidad, incluida la que vive en Argentina, dio un notable salto de calidad de vida en el siglo XX . Los avances en la prevención de enfermedades y en los tratamientos, entre otras razones, lograron que, en promedio, se viva más y mejor . En el país, en el último siglo, la esperanza de vida al nacer creció 27 años: según datos oficiales de 2010, la expectativa es de 75,7 años , cuando en 1914 era de 48,5 y en 1905, de 40.

Esto provoca que se amplíen las generaciones que conviven. Tal como lo dijo Mirta Roses Periago, la argentina directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS): “Por primera vez en la historia de la Humanidad cuatro generaciones conviven al mismo tiempo” .

Según un informe de la OPS sobre la salud en el continente americano presentado en Washington, en 2006 vivían en la región cerca de 100 millones de personas mayores de 60 años . Para 2020 se espera que esta cifra se duplique . Y más de la mitad de ellos vivirán en América latina y el Caribe. El 69% de quienes nacen en América del Norte y el 50% de latinoamericanos y caribeños vivirá durante el siglo XXI más allá de los 80 años. Incluso se proyecta, desde Canadá hasta la Patagonia, un aumento adicional de la esperanza de vida de 6,5 años hasta 2050 .

“Todo ello contribuye a la construcción de un importante capital social. Si bien estas tendencias son sin duda un reflejo de los principales éxitos de la salud pública alcanzados en el último siglo, el envejecimiento acarrea un aumento en las enfermedades crónicas y las discapacidades ”, dice el informe en su Panorama Regional.

“Los países de la región han sido colectivamente exitosos en hacer más saludable y más próspera a esta parte del mundo en los últimos 110 años”, comentó al respecto Roses Periago. Sin embargo, alertó que “al revisar los más recientes desarrollos en la salud de las poblaciones y sus determinantes en las Américas, debemos poner manos a la obra de forma urgente y enérgica para hacer de esta región un hogar más equitativo y sostenible para todos y todas sus habitantes actuales y los que vendrán”.

En ese sentido, si bien el crecimiento de la esperanza de vida fue importante en todos los países, la OPS marcó algunas diferencias. Por ejemplo, en promedio, quien nació en Chile puede cumplir 79,2 años, y en Argentina, 75,7, pero el que lo hizo en Bolivia puede alcanzar los 66,8; es decir, 12,4 y 8,9 años menos respectivamente.

También hay diferencias en el crecimiento de la expectativa de vida. En 1900, en promedio, en la América latina y Caribe, era de 29 años. Para 2010 creció nada menos que a 74 años, es decir, 45 años.

“ La evolución es evidente : las mejoras en la prevención, fundamentalmente en los métodos de diagnósticos, y en los tratamientos. Y también en la formación de recursos humanos, no sólo médicos, también el gerontólogo y todo lo que rodea el área de envejecimiento incide en cómo se vive. Y todo eso fue mejorando con los años”, explica a Clarín Hugo Schifis, presidente de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría.

El crecimiento de la expectativa de vida al nacer está estrechamente relacionado con la disminución en los índices de mortalidad infantil. El informe de la OPS señala que en Argentina la tasa de mortalidad infantil descendió de 25,6 por 1.000 nacidos vivos en 1990 a 12,1 en 2009, lo que significa una reducción del 52,7%. Esta tasa varía en cada país: en Cuba es del 4,8 por 1.000 nacidos vivos, en Chile es del 7,8, y en Bolivia, de 50. El estudio destaca que en la actualidad casi todos los chicos (98%) llegan a cumplir el primer año de vida , cuando un siglo atrás sólo lo lograban tres de cada cuatro (75%).

Eduardo Bustos Villar, viceministro de Salud de la Nación, presente en la conferencia de Washington, resaltó “la consolidación de la salud como un derecho humano fundamental en la agenda de muchos de los países”.

El informe elogia al país en ese sentido: “Se ha fortalecido la protección social, aportada por el conjunto de entidades que gestionan los seguros sociales (obras sociales), a distintos niveles, y en diversos grupos de la población. En el último quinquenio, se han incrementado notablemente los recursos financieros, alcanzando un gasto en salud de 10% del producto interno bruto (PIB) en 2008”. Aunque resalta algunas deudas a futuro : “A pesar de los avances, 23,5% de la población indígena tiene aún necesidades básicas insatisfechas en comparación con 14,3% de la población nacional”.
Opiniones (0)
27 de mayo de 2018 | 17:50
1
ERROR
27 de mayo de 2018 | 17:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"