Sus manos transforman el metal en originales esculturas

Su mente vuela, vuela y vuela y sus manos dan forma a su imaginación. Utiliza el metal como material de trabajo, en él descubrió características que otros elementos no le brindaban y con el que trabaja íntegramente desde hace un tiempo. En esta nota te contaremos sobre la vida y obra de Guillermo Rigattieri, un joven artista sanrafaelino que se adentró en el mundo de las esculturas y hoy por hoy goza de un reconocimiento conseguido por su propio talento.

Con el entusiasmo por el descubrimiento de la flexibilidad que podía darle al metal y la urgencia de encontrar allí un modo de expresión a su medida, su imaginación tomó vuelo. En sus esculturas la imaginería poética, atrapa, cuenta una historia y abarca una amplia gama de temas: dramático, fantástico, divertido. Sus esculturas son fascinantes y lúdicas, nos invitan a participar de un mundo donde se relacionan distintos elementos y temáticas. Niños, animales, barcos que naufragan en el aire, seres  imposibles, máquinas, éxodos, artefactos voladores, bestias, música, juegos y humor son algunos de  los elementos que se combinan para crear un universo de fantasía.

Guillermo bosqueja sus obras en sus cuadernos, pequeños e imprescindibles, ilustra con una lucidez conceptual, en la cual cada boceto podría ser una escultura. Luego utiliza la plancha metálica, corta las primeras formas y crea el volumen golpeando con un martillo de punta redonda. Suelda los pedazos juntos, los pule y finaliza dándole un barniz o una pátina de esmalte para protegerlos contra la humedad. En algunas de ellas, puede añadirle color.

Este escultor de emociones por estos días crea desde hace unas semanas una serie de personajes alados. “Comencé haciendo un algunos Ángeles luego hice algunos búhos que derivaron en una interesante metamorfosis…  pienso  en los puntos en común que tienen los búhos con los Ángeles, los fusiono y estoy teniendo resultados bastante plásticos y un concepto interesante también” relató Guillermo.

Muchas pueden ser su fuente de inspiración pero para el artista “la inspiración tiene mucho que ver con mi infancia, es un lugar bastante recurrente que  dispara muchas imágenes que utilizo para hacer esculturas, imágenes y también sensaciones. Creo que el aspecto fantástico y mágico que tiene la vida en esa etapa proporciona un gran caudal de creatividad. También el cine, la música y la literatura son importantes  a la hora de la inspiración, pero hay algo para mi que es tan importante como la inspiración, y  es la motivación, la inspiración es algo que queda en la idea, y para su realización es imprescindible la motivación que es la fuerza que se necesita para la realización de la idea” puntualizó.

Actualmente se prepara para un enorme desafío como es la edición de un libro titulado “Reencarnaciones”, escrito por Gabriela Nafassi quien lo convocó para realizar una interpretación escultórica de los cuentos. Este es un proyecto interdisciplinario que cuenta con la participación de artistas destacados que se encargan de la musicalización y video de cada uno de los relatos. Si todo marcha sobre ruedas el libro será presentado en Noviembre en la capital provincial.

El talento innato de Guillermo Rigattieri le permitió abrirse camino rápidamente y cruzar fronteras llegando a exponer sus esculturas en una reconocida galería de arte de Estados Unidos a mediados del año pasado.  Sus obras se lucieron en Galleria Miller de Cincinnati, Ohio EEUU y su muestra se denominó “Mensajes Mixtos”, inspirada en los cuentos de Julio Verne.
Producto de su éxito fue invitado  por los creadores  Menton3 & Kasra Ghanbari (dos excelentes artistas en la industria de la ilustración) para plasmar en esculturas criaturas fantásticas que ilustraron el libro Monocyte.

En sus inicios cuando era estudiante de arte en la UNC, se construyó un pequeño taller en el fondo de su casa. Ese lugar le posibilitó concretar a través de diversos objetos, su concepción del mundo. Probó técnicas y materiales tales como el látex, arcilla con papel y cola dando cuerpo a sus primeras creaciones: las máscaras. Más tarde llegó el hierro, metal del cual se enamoró  e hizo volar su imaginación.

“Soldar es un acto mágico que me permite traducir mi idea en forma, hacer visible lo invisible. La escultura me conmueve y es en esta emoción en donde yo he encontrado mi justificación para disfrutar al mundo” contó el artista.

Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 15:24
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 15:24
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"