El Gobierno investiga si Peralta mandó a espiar a la Presidenta en Santa Cruz

En lo que podría resultar un conflicto institucional de alcance nacional, el gobierno de Cristina Kirchner abrió una investigación por espionaje contra el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, porque sospecha que le ordenó a la policía local hacer seguimientos de inteligencia, con personal vestido de civil, a la Presidenta durante el último fin de semana en que estuvo en la provincia.

"El mismo Peralta está en la mira de la investigación por espionaje, que causa mucha preocupación al Gobierno", confió ayer a LA NACION una fuente allegada a la jefa del Estado. La pesquisa está a cargo del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, y de la Secretaría de Inteligencia, que conduce Héctor Icazuriaga.

En Balcarce 50 sospechan que Peralta monitoreó con sus agentes de inteligencia policial las actividades y las reuniones de la jefa del Estado en Río Gallegos y en El Calafate. El caso es de tal gravedad institucional que nadie descarta que el Gobierno evalúe una intervención federal en la provincia o un juicio político al gobernador.

El conflicto es político y financiero: Peralta no puede pagar los sueldos y aguinaldos de Santa Cruz sin la ayuda de la Nación, que lo tiene a maltraer por disputas políticas locales.

La tensión escaló ayer cuando el subsecretario de Seguridad, Sergio Berni, pareció romper lanzas con Peralta. Por la tarde emitió un comunicado especialmente duro con la ministra de Gobierno de Santa Cruz, Paola Knoop, que horas antes había negado tales seguimientos, mediante otro parte de prensa, y los atribuyó a una "versión malintencionada de medios nacionales".

"Se informa que fue esta secretaría (la de Berni) la que intimó a dicho ministerio de abstenerse de monitorear los movimientos de la primera mandataria, mientras la misma se encuentre en dicha provincia realizando actividades privadas", contestó Berni.

Knoop había intentado aclarar que se había comunicado con Berni para coordinar la custodia conjunta a la Presidenta, entre fuerzas nacionales y provinciales.

Pero Berni replicó "que todos los movimientos no protocolares de la señora Presidenta en la provincia de Santa Cruz son custodiados exclusivamente por efectivos de las fuerzas de seguridad nacionales, los cuales no tienen contacto alguno con la policía provincial. Por lo tanto son falaces las afirmaciones de la ministra de Gobierno de la provincia de Santa Cruz, Paola Knoop".

Abal Medina no quiso responder las consultas de LA NACION.

La agencia oficial de noticias Télam, que depende del secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, había difundido anteayer un cable que consignaba que la policía de Santa Cruz "habría desplegado el pasado fin de semana un seguimiento de las actividades de la Presidenta durante su estadía en la provincia".

Esa información fue replicada luego por varios medios de prensa cercanos a la Casa Rosada.

Télam señaló que "la tarea se habría llevado a cabo a partir de las indicaciones del gobernador Daniel Peralta, y concretada por efectivos de la fuerza provincial vestidos de civil". Agregó que al no ser coordinado con la Nación "el operativo podría encuadrarse en un seguimiento de inteligencia ilegal". Y agregó que fue "de incógnito".

Knoop dijo que la noticia era "absolutamente falsa" e "increíble" por lo que se había comunicado con Sergio Berni para acordar un protocolo oficial para el futuro. Berni luego la desmintió y negó los contactos y la coordinación. En su entorno, confirmaron que se sospecha de un "seguimiento indebido".

CRECE EL REVUELO EN EL GOBIERNO DE PERALTA

RÍO GALLEGOS (De nuestra corresponsal).- Un fuerte revuelo se armó el lunes en la gobernación santacruceña cuando el canal C5N emitió un informe en el que aseguraba que la policía local, por indicación del gobernador Daniel Peralta, habría realizado durante el fin de semana un seguimiento de las actividades de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La respuesta no se hizo esperar, y esa misma noche un comunicado del Ministerio de Gobierno desmentía el supuesto seguimiento y calificaba la versión de "falsa, malintencionada y maliciosa". En el mismo comunicado la ministra de Gobierno, Paola Knoop, explicaba que había llamado al secretario de Seguridad, Sergio Berni, para acordar un protocolo oficial para el actuar policial en el futuro.

Ayer, ante la desmentida del Ministerio de Seguridad nacional, hubo silencio en el gobierno santacruceño. Se remitieron las fuentes al comunicado oficial del día anterior, en el que decía: "De la veracidad o no de la información que ha tomado estado público, se deberán hacer cargo aquellos que denuncian tan aberrante procedimiento"..

Fuente: lanacion.com.ar
Opiniones (1)
19 de agosto de 2018 | 20:48
2
ERROR
19 de agosto de 2018 | 20:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ladron desconfia de otro ladron, se ve que uno roba mas que otro y se estan Caga...do entre ellos. ¡¡Delincuentes de guantes blanco!!!
    1