Un testigo protegido complicó a los dirigentes de la Unión Ferroviaria

Un testigo protegido lo señaló como uno de los autores materiales del crimen del militante.

Un testigo protegido aportado por el Gobierno horas después del crimen de Mariano Ferreyra reconoció hoy a Cristian Favale como uno de los que disparó contra los tercerizados y dijo que el delegado Pablo Díaz, que lo convocó, se comunicó con el número dos de la Unión Ferroviaria, Juan Carlos "Gallego" Fernández, quien le ordenó retirarse del lugar.

El testigo, identificado como Alejandro Jesús Benítez, admitió también ante el Tribunal Oral Criminal 21 que integraba el grupo atacante, que aparece en todas las filmaciones con una mochila y que la supuesta pelea alegada por los defensores la comenzó su propio grupo.

El hombre declaró hoy durante seis horas en una audiencia sin público pero con las presencia de los 17 acusados, entre ellos el secretario del gremio, José Pedraza, Fernández, Díaz y Favale, a quienes reconoció.

La audiencia contó con extremas medidas de seguridad que incluyeron la llegada del testigo disfrazado con una barba postiza, lentes y gorra, y la prohibición a los abogados de tener sus notebooks o sus correos electrónicos encendidos para no enviar mensajes.

El testigo, que es guarda ferroviario desde 1995, contó que había recibido una llamada de parte del delegado Díaz para "evitar que los zurdos corten las vías" y que accedió a ir porque había sacado un crédito y buscaba que un familiar obtuviera un puesto en la empresa, algo que sólo la Unión Ferroviaria podía hacer.

Reveló que al llegar a la estación Avellaneda, vio a varios de los acusados, Gabriel "Payaso" Sánchez, Juan Carlos Pérez, Salvador Pipito, Armando Uño, a Díaz y Jorge González, y también a otro grupo que -según dijo- él no reconocía como ferroviarios.

"Me dijeron que a esos los había llamado Pablo", entre los cuales estaba un sujeto que se ve en las filmaciones pero no está imputado y que "se arreglaba la camisa como si estuviera armado".

"Nosotros nos separamos en dos grupos y vi a uno del otro flanco que disparó cuatro o cinco veces hasta que se trabó el arma y empezó a gritar. Pablo Díaz le dijo que sacara los otros fierros pero el tipo decía que no había llevado más", dijo identificándolo como el barrabrava Cristian Favale.

"Este le decía a los gritos a Díaz que al gil ese de la gomera le agujeree la panza", en alusión al impacto en el hígado que causó la muerte a Mariano Ferreyra.

Luego, dijo haber visto a Díaz comunicarse por el celular con alguien, tras lo cual ordenó a todo el grupo de Unión Ferroviaria: "Dice el Gallego que nos vayamos rápido de acá".

El testigo reveló también que el mismo se reconoció en las filmaciones televisivas como el que llevaba remera clara con una mochila y que un amigo suyo que también lo vio le recomendó que contara todo porque sino iba a terminar preso.

No habían transcurrido 24 horas del crimen que ese amigo, un contratista del municipio de Quilmes identificado como Rodolfo De Diago lo llevó ante el intendente, Francisco "Barba" Gutiérrez, quien luego de escucharlo, lo llevó en su propio auto hasta el Ministerio de Justicia.

Luego de declarar ante la fiscal a cargo de la investigación, Cristina Camaño, se ordenaron una sucesión de detenciones en las horas y días siguientes.

Fuente: lanacion.com.ar
Opiniones (0)
20 de mayo de 2018 | 22:36
1
ERROR
20 de mayo de 2018 | 22:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"