Defienden la reforma que elimina la infidelidad como motivo de divorcio

Para la jurista y una de las autoras del proyecto, Aida Kemelmajer de Carlucci, no hace falta explicar por qué se pide una separación. Con el nuevo Código Civil desaparecen todas las causales de divorcio. "La infidelidad es un deber moral, no jurídico", sostiene.

La fidelidad es un deber marital, aunque ahora las cosas pueden cambiar para las parejas. En la reforma del Código Civil esa figura desaparece. La jurista y ex miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Aida Kemelmajer de Carlucci, defendió el proyecto.
 
"El proyecto de Código Civil intenta modificar esta situación, que a nadie beneficia y que tantos perjuicios causa. Elimina el divorcio causado", sostiene la autora de la iniciativa.
 
En una columna publicada por un matutino porteño, Aida de Carlucci afirma que "haya o no mutuo acuerdo, nadie está obligado a desnudar la intimidad de la vida familiar; quien entiende que este proyecto común se ha frustrado definitivamente, puede pedir el divorcio, sin esperar plazos y sin decir al juez por qué quiere divorciarse. No requiere, necesariamente, el acuerdo del otro, porque un proyecto de vida en común no puede sostenerse con uno solo".
 
"En función de esta nueva perspectiva, el proyecto dice: Los esposos se comprometen a desarrollar un proyecto de vida en común basado en la cooperación y el deber moral de fidelidad. Deben prestarse asistencia recíproca (Art. 431)".
 
"La fidelidad es reconocida, entonces, como un deber moral", sustentó Aida de Carlucci, según reproduce el diario La Nación.
 
La prestigiosa jurista supone entonces que "si el deber de fidelidad es moral, su incumplimiento, por sí solo, no puede dar lugar a una consecuencia estrictamente jurídica como es la reparación de los daños y perjuicios".

Fuente: infobae.com
Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:19
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"