La venta de autos, "caballito de batalla" del modelo K, llega a su "techo": ¿una mala noticia para el sector?

El boom del consumo de los últimos años tuvo como insignia al mercado automotor, pero ahora los niveles de venta están demostrando una "maduración" en el negocio. Al comprar, influye entre los argentinos la incertidumbre económica y el dólar blue. La cifra de patentamientos prevista para este mes.

Si hubiese que definir la situación política y económica actual apelando a la terminología del servicio metereológico se podría decir que Argentina se encuentra inestable con temperaturas invernales, soportando vientos moderados a fuertes y con probabilidad de lluvias.
 
Este clima enrarecido se fue generado por la restricción a la compra de dólares, una política errática en cuanto a cierre de exportaciones e importaciones y un elevado rojo fiscal en las cajas provinciales y en la nacional.
 
Algunas ramas de actividad miran al cielo y encuentran nubarrones más amenazantes que otras.
 
Sin dudas, uno de los sectores que es seguido más de cerca por el Gobierno es el automotriz, habida cuenta de lo que éste significa para el "relato oficial" y por su aporte (casi el 50%) al crecimiento de la industria argentina en su conjunto.
 
Es en este contexto en el que una luz amarilla se enciende. A diferencia de lo que ocurrió en años anteriores -en los que las ventas mensuales no paraban de batir records- ahora lo que prima es una suerte de "desconcierto optimista".
 
En lo que va de este 2012 la cantidad de patentamientos comenzó a mostrar altibajos de un mes a otro, lejos de la recta ascendente que exhibió en otros períodos.
 
A modo de ejemplo, este año se registró el mejor mayo de la historia (75.800 unidades) y, a la vez, junio (68.990 autos) tuvo una caída del 12% internanual.
 
¿Qué está sucediendo en el mes en curso? La cifra mantiene en vilo al rector. Según adelantó a iProfesional.com un vocero de la entidad que nuclea a las concesionarias (ACARA), se prevé un total de 70.000 unidades. Es decir, un registro muy parecido al mismo mes del año pasado.
 
¿Qué significa? Este número es leído por los analistas del sector como un síntoma de que la actividad ha alcanzado su techo en cuanto a unidades comercializadas.
 
Así las cosas, los directivos proyectan un total de 860.000 vehículos para este 2012, cifra muy similar a la de 2011.
 
Cambio de clima
Los representantes de las concesionarias observan dos cuestiones muy marcadas:
 
Por un lado, que el público está inmerso en la incertidumbre generada por las señales que envía el Gobierno, como son el cepo cambiario o las restricciones a las importaciones que afecta el ingreso de varios modelos traídos desde Brasil.
 
En segundo término, que el mercado de venta de autos difícilmente pueda superar las cifras alcanzadas el año pasado. Esto, no necesariamente es una mala noticia, si se considera el enfriamiento económico y lo que sucede en otros rubros como el inmobiliario.
 
Movimiento errático
Dentro de las justificaciones del pico máximo de mayo, sin lugar a dudas la reticencia de los argentinos a quedarse con pesos en la mano adquiere un rol protagónico.
 
En medio del cepo, de una divisa paralela cercana a los $6,50 y de plazos fijos con tasas de interés reales negativas, atesorar moneda local es visto como un mal negocio.
 
Así las cosas, el auto se erige como una opción de resguardo. Además, medido en términos, se salarios se abarató.
 
Hoy, con 7,5 sueldos promedio de la industria se puede acceder a un 0km tipo (Volkswagen Gol) cuando, hace unos años, se requerían cerca de 12 remuneraciones.
 
Respecto a los lapsos de caídas, tal como el que se diera en junio pasado, las explicaciones que esgrimen los referentes del sector son variadas.
 
Entre ellas, desde ACARA mencionan que en ciertos meses se registraron menos días hábiles respecto al 2011 por la forma en que se distribuyeron los feriados. Y eso impacta en el nivel de operaciones.
 
Otra razón está vinculada con los stocks y los vehículos frenados en Aduana, principalmente los que llegan desde Brasil, desde donde arriba casi un 60% de la mercadería ofrecida en la plaza local.
 
También, la demora en algunos lanzamientos viene a ser otra de las causas que influyen en las ventas oscilantes de un mes a otro.
 
La mirada del "bolsillo"
Desde el lado del bolsillo de los argentinos, el acontecer del dólar blue también es otra de las razones que explican el movimiento pendular.
 
Por ejemplo, en mayo el récord de ventas de autos coincidió con el abrupto salto del dólar blue, ya que muchos argentinos se asustaron con que podría sobrevenir una fuerte devaluación y salieron a desprenderse de sus pesos con mayor rapidez.
 
No obstante, este "adelanto del consumo" de mayo impactó en junio, mes en el que se registró una fuerte caída en ventas.
 
Techo a la vista
Más allá de las alzas y bajas de los diferentes meses, el volumen de venta acumulado viene siendo muy similar al del año pasado.
 
Según Rubén Beato, secretario general de ACARA, "el mercado llegó a un techo".
 
El directivo señala que en promedio cada año en Argentina se vende un auto cada 48 personas, mientras que en otros países de la región la relación es más desventajosa. De hecho, la media de Latinoamérica es de un rodado cada 87 individuos.
 
Lo mismo afirma un referente de esta rama, Hernán Dietrich, CEO de Dietrich, que opina que cerrar 2012 con 850.000 autos comercializados -en medio de "este complicado contexto economico"- sería de por sí una excelente noticia para el rubro.
 
No obstante, "igualar el registro del 2011 ya habla de una maduración del negocio", afirma Dietrich.
 
En ello coincide Beato de ACARA: "Era necesario que el mercado logre una estabilización".
 
Y agrega: "El año pasado se alcanzó un record y no es bueno seguir la misma marcha. Faltan espacios de post venta, caminos que soporten un número cada vez mayor de unidades en circulación, estaciones de servicio y cocheras".
 
Para Fabián Taraborelli, de la agencia autos que lleva su apellido, los números que se vienen observando en 2012 son buenos.
 
Jorge Todesca, director de la consultora Finsoport, aporta su visión económica: "Ha habido una gran renovación de vehículos en los últimos años. La antigüedad promedio del parque automotor disminuyó significativamente".
 
Sobre este punto, el analista Enrique Szewach remarca: "Está claro que la demanda estuvo creciendo mucho en estos últimos años. Una vez que comprás un auto, no volvés a hacerlo al año siguiente. Por eso es entendible que se desacelere el ritmo de compras".
 
Mientras tanto, en el rubro automotor, donde en noviembre último estimaban que las ventas del 2012 podrían superar los 900.000 coches, ahora se considera un buen número igualar los registros del año previo.
 
Incluso, Beato remarca que "con vender hasta 100.000 unidades menos podemos festejar igual".
 
Evidentemente los momentos cambiaron. Quedaron atrás esos "viejos tiempos" en los cuales las ventas se incrementaban a tasas chinas.
 
Ahora resulta un buen negocio mantener los registros de 2011 y concentrarse en mirar la mitad del vaso medio lleno.

Fuente: iprofesional .com
Opiniones (0)
20 de agosto de 2018 | 02:20
1
ERROR
20 de agosto de 2018 | 02:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"