Ante la falta de actualización, sube el peso en Ganancias que soportan los trabajadores

Desde el 2000 y con una inflación acumulada de más del 450%, no se actualizan las escalas salariales sobre las que se aplican las alícuotas del impuesto. Si se actualizaran, la mayoría de los empleados no estaría alcanzado por el impuesto o sólo pagaría una tasa del 9 por ciento.

Como el Gobierno no actualiza las escalas salariales que se aplican en el impuesto a las Ganancias, los importes que pagan los asalariados, los jubilados y los autónomos están creciendo aceleradamente y lo hacen de manera “espiralizada”.
 
Así los que antes no pagaban o los que estaban alcanzados por una tasa del 9%, ahora sufren un doble impacto : tributan más sobre el excedente del mínimo no imponible y además saltan a una tasa que va del 19%, al 23% o el 27% según los valores.
 
Esto es así, ya que desde el 2000 y con una inflación acumulada de más del 450% , no se actualizan las escalas salariales sobre las que se aplican las alícuotas del impuesto.
 
Si se actualizaran, la mayoría de esos empleados no estarían alcanzados por el impuesto o sólo pagarían una tasa del 9 por ciento.
 
En cambio la mayoría está en las escalas que van del 19 al 27%. Según el último informe del Estudio Bein “las alícuotas efectivas de este impuesto se han espiralizado para el conjunto de los trabajadores en relación de dependencia y autónomos. No sólo cada vez más trabajadores quedan incluidos dentro del impuesto sino que la alícuota promedio es cada vez mayor ”.
 
Así, por ejemplo, un asalariado sin cargas de familia con un sueldo bruto de $9.000 ($ 7.470 netos) que en 2001 (con un ingreso real similar al de ahora) no pagaba Ganancias . En 2011 le descontaron el 0,4% de su sueldo y en 2012 pagará 2,7%, según los cálculos del Estudio Bein. Con un sueldo bruto de $11.000 ($ 9.130 netos), en 2011 pagó el 2,6% y en 2012 trepará al 6,2%. Como se ve, hay un fuerte salto en el impuesto por pasar a una escala superior, con un alícuota mayor
 
El informe dado a conocer por el matutino Clarín concluye que “este incremento de las alícuotas permitió que el fisco se apropiara de $7 de cada $100 de aumento nominal acumulado desde entonces en el salario de bolsillo en el primer caso y de casi $17 en el segundo”.
 
Sobre la falta de actualización del tope salarial para cobrar las asignación familiar, en la última edición de su informe el estudio Bein asegura que "mientras en 2005 el 76% de los trabajadores en relación de dependencia percibía asignaciones familiares, hoy este porcentaje se reduce al 44%, de los cuales menos de la mitad percibe el haber pleno equivalente a una asignación de $270”. Así, en lugar de “universalizar” las asignaciones familiares, el Gobierno las fue achicando y recortando para los asalariados formales.

Fuente: iprofesional.com
Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 22:55
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 22:55
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"