Aplican la estrategia de un argentino para impedir la propagación del sida

Se trata del científico Julio Montaner. La OMS avaló su teoría sobre el uso universal de cócteles de drogas para evitar la continuidad del virus. “Hoy tenemos la oportunidad de librar del sida a la próxima generación”, señaló el investigador.

La Organización Mundial de la Salud decidió contemplar y avalar una teoría propuesta, hace seis años, por el científico argentino Julio Montaner para disminuir la propagación del virus del sida.
 
La teoría consiste en considerar al cóctel de drogas no sólo como método para salvaguardar las vidas de personas infectadas manteniéndolas sanas, sino que también para reducir las probabilidades de transmisión del virus a otras personas.
 
Ese uso estratégico de los tratamientos será una de las propuestas que la agencia sanitaria de las Naciones Unidas dará a conocer durante la XIX Conferencia Internacional sobre el Sida, que empieza el domingo en Washington, D.C., Estados Unidos. “Cada año, en los países de ingresos bajos y medianos más de un millón de personas empiezan a tomar medicamentos antirretrovirales. Pero por cada persona que empieza a tratarse, otras dos contraen la infección. Una mayor ampliación del uso de estos medicamentos con un criterio estratégico podría cambiar radicalmente la situación”, expresó ayer Margaret Chan, la directora general de la OMS, a través de un comunicado.
 
Es importante destacar que, hasta el momento, ninguna vacuna ha resultado efectiva y muchas personas todavía no toman conciencia o no cuentan con los recursos para llevar a cabo las prácticas preventivas como, por ejemplo, el uso del preservativo durante el acto sexual.
 
Por lo cual, la epidemia aún continúa: en el 2010 había 2,7 millones de infectados por el virus del sida en el mundo. En la Argentina, se registran 5.500 diagnósticos nuevos de infección por año, según el Ministerio de Salud de la Nación.
 
El coordinador de VIH/sida de la Organización Panamericana de la Salud, Massimo N. Ghidinelli, explicó que la recomendación “se hizo a partir de una revisión sistemática de todos los estudios que demuestran que los tratamientos pueden considerarse también como un arma para la prevención de la infección por el VIH. Uno de los primeros estudios es del argentino Julio Montaner”.
 
El investigador, que desarrolla su trabajo en Canadá, recordó el momento ayer: “Entre 1996 y 1999, las nuevas infecciones por VIH cayeron más del 40%. Fue algo inesperado. Durante esos años, los infectados habían empezado a recibir los cócteles de drogas. La reducción ocurrió a pesar de que los casos de sífilis aumentaban. También observamos una reducción de la transmisión del VIH de madre a hijo, simplemente porque las madres accedían al tratamiento. Decidimos evaluar la hipótesis e hicimos una docena de estudios. Todos indicaron que cada persona que se trata frena la infección y no transmite el VIH. En 2006, lo propusimos como estrategia global en la revista The Lancet. Otros lo corroboraron. Hoy, tenemos la oportunidad de librar del sida a la próxima generación”.

Fuente: infobae.com
Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 03:26
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 03:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"