La Presidente recibió a los antimoyanistas y prometió empezar a tratar los reclamos

Cristina Kirchner dio ayer un respaldo político a los sindicalistas opositores a Moyano al recibirlos en la Casa Rosada. Llamaría al Consejo del Salario en agosto. Pidió "una sola CGT y que esté unida".

Tras casi dos horas de reunión, los sindicalistas abandonaron la sede gubernamental con la promesa oficial de que "la agenda sindical se seguirá  trabajando de aquí en más", luego de que quedara congelada en el último año a raíz del enfrentamiento entre la Presidente y Hugo Moyano.
 
"Todo tiene su tiempo. A partir del diálogo van a salir las respuestas", planteó el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, al ser consultado sobre si se iban con alguna respuesta concreta a los pedidos del sector obrero.
 
Sorprendió que no asistiera a la Rosada el candidato a encabezar ese sector de la CGT, el metalúrgico Antonio Caló, de quien primero se dijo que se había ido de vacaciones y luego que estaba cumpliendo con un tratamiento médico.
 
Durante la reunión en el Salón Eva Perón de la Casa de Gobierno, que se realizó el mismo día que Moyano reasumió al frente de una CGT con menos aliados, la mandataria aclaró que esos gremialistas opositores al camionero representan a trabajadores y "no son anti-nada".
 
De esta forma, implícitamente se anticipó que este sector, que tendrá  sus propias elecciones de autoridades el próximo 3 de octubre, comenzará  a ser tratado como interlocutor válido ante el Gobierno, que declaró nulos los comicios que consagraron a Moyano.
 
Así el Gobierno dio otro paso para buscar correr del primer plano a Hugo Moyano, mostrándose con los sindicalistas opositores con quienes venía desde hace varios meses manteniendo negociaciones para limar el poder del camionero y aislarlo dentro del movimiento obrero.
 
"Quiero agradecerles el esfuerzo de estar aquí y recibirlos en la casa de todos los argentinos. Tenemos que seguir trabajando en forma mancomunada, porque hay un mundo muy difícil, donde hay actividades, dentro de las que están sentadas aquí, que tienen serias dificultades", admitió la mandataria.
 
Además pidió a sus interlocutores "responsabilidad" y trabajar por "una sola CGT, unida".
 
"Yo también creo profundamente en la unidad del movimiento obrero, porque sostengo que la división del movimiento obrero solamente la sirven a pequeños círculos, que usufructúan de la división del movimiento y que no le hacen bien al país", prosiguió.
 
"Los que faltan me gustaría que estuvieran", agregó -en alusión al moyanismo- Cristina, aunque en realidad ese sector no fue invitado al encuentro.
 
La Presidente también pareció aludir en otro tramo al camionero, al hablar de gremialistas que "eran combativos pero no obtenían nada, porque en realidad, los trabajadores obtienen trabajo y puede haber mejoras cuando hay un proyecto político de nación y de país que permite que crezca la actividad"
 
La mandataria brindó un discurso a modo de apertura del encuentro y aclaró que luego la c mara se iba a retirar del lugar para poder hablar con los sindicalistas y los ministros "con tranquilidad".
 
Según dijeron los sindicalistas, durante la reunión tomaron luego la palabra varios de los gremialistas y detallaron que se produjo un ping pong interesante en el que cada uno iba comentando la situación de sus trabajadores.
 
"Queremos destacar el gesto político de recibir como corresponde a la mayoría del Consejo Directivo de la CGT", señaló el titular de UPCN, Andrés Rodríguez, quien añadió que se retiró con "expectativas" de cara al futuro.
 
Al respecto, Rodríguez señaló que no hay fecha para una nueva reunión con la mandataria pero destacó que las próximas reuniones serán a nivel de ministros para comenzar a hallar un avance en los pedidos de la CGT.
 
Y consideró que lo más probable es que en agosto la Casa Rosada convoque al Consejo del Salario, que fijará  el monto del sueldo mínimo.
 
Por su parte, José Luis Lingeri (Obras Sanitarias) habló de "bajarle el tono y el copete al tema del Consejo Económico y Social".
 
Acompañaron a la mandataria los ministros de Trabajo, Carlos Tomada; de Economía, Hernán Lorenzino; de Planificación, Julio De Vido, y de Industria, Débora Giorgi.
 
Del lado gremial fueron los referentes de los "Gordos" de la CGT, quienes no concurrían a la Rosada desde hacía varios años, como Armando Cavalieri (Comercio); Oscar Lescano (Luz y Fuerza); Héctor Daher (Sanidad) y Ricardo Pignanelli (SMATA), y del sector de los "independientes", entre ellos Gerardo Martínez (UOCRA); Andrés Rodríguez (UPCN); Juan Belén (UOM); y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias).
 
También asistieron varios ex aliados de Moyano, como Omar Viviani (Peones de Taxis); Omar Maturano (La Fraternidad); Omar Suárez (Portuarios); y el que más sorprendió, Jorge Lobais (Textiles), quien hasta hace días estaba encolumnado detrás del camionero.

Fuente: infobae.com
Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 14:42
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 14:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"